Una historia olvidada

Concluidos los XVII Juegos Panamericanos Toronto 2015, las autoridades deportivas cubanas, ante el fracaso que constituyó haber ocupado el cuarto lugar, bien alejado del segundo prometido, han tratado de disminuir sus efectos negativos entre los ciudadanos, planteando que el deporte sólo comenzó a desarrollarse después del 1 de enero de 1959, por lo cual, a pesar de lo sucedido, debemos estar agradecidos a la Revolución. Nada más lejos de la verdad.

Durante la República, y aún antes de ella, el deporte nunca constituyó una cuestión política, ni fue utilizado como propaganda por ningún gobierno, siendo tratado como tal, en dependencia de los recursos económicos del país. El Estado, a través de la denominada Dirección Nacional de Deportes, creada el 9 de julio de 1938, lo atendía y facilitaba los recursos económicos para participar en eventos internacionales, pero no controlaba ni era el dueño de los atletas, quienes formaban parte de los diferentes clubes sociales privados, empresas, asociaciones y federaciones existentes, de donde salían para conformar los equipos nacionales en las diferentes disciplinas.

Así, el béisbol, nuestro deporte nacional, aunque comenzó a practicarse en 1866, surgió, con documentación histórica, a partir de la fundación del club Habana en 1878, al que siguió más tarde el Almendares. Estos clubes adoptaron los colores rojo y azul, respectivamente. Durante la guerra iniciada en 1895, en Key West (Cayo Hueso para los cubanos) se fundó el club Key West Brown, que adoptó el color carmelita. Posteriormente se constituyó el club All Cubans, para jugar en New York, el cual después se convirtió en el Cubans Stars. Em 1908, en el campeonato nacional, ya se inscribieron los clubes Habana, Almendares, Fe y Matanzas. Después vendría el llamado campeonato de invierno de la Liga Cubana, con la incorporación de los clubes Marianao y Cienfuegos, que adoptaron los colores carmelita y verde, respectivamente, las Series del Caribe, el club Havana Cubans en la Liga de La Florida en 1946, devenido los Cubans Sugars Kings de la Triple A, a partir de 1954, todos en el ámbito profesional.

Como cantera existía el béisbol amateur, con su Liga Nacional a partir de 1914, donde jugaron, en sus diferentes temporadas, equipos como Vedado Tennis, Instituto, Marianao, Club Atlético, Progreso, Universidad, Lawton, Loma Tennis, Bellamar, Ferroviario, Aduana, Medina Sport Club, Federales de Heredia, Víbora Social, Cienfuegos, Sagua, Fortuna, American Steel, Policía, Regla, La Salle, Habana Yacht Club, Flores, Telefónico, Cubaneleco, Hershey y Club Naval, por citar algunos. También existían la llamada Liga Azucarera, que agrupaba a los equipos de los centrales azucareros, y la famosa Liga de Pedro Betancourt. Todas ellas aportaban peloteros a los equipos de primera línea nacionales, así como para los equipos de otras ligas y para las Grandes Ligas de los Estados Unidos de América.

El boxeo comenzó a practicarse oficialmente a partir de 1922, una vez creada, a finales de 1921, la Comisión Nacional de Boxeo y Lucha. Esto no significa que no se practicara anteriormente, aunque se hacía de forma no autorizada. El primer campeonato de boxeo amateur se organizó en 1936, creándose también la Academia Nacional y estableciéndose la Arena Cristal, como el principal lugar donde se ofrecían las peleas. A ella se incorporaron la Arena Colón, el stadium Marina y la Arena Trejo entre otros lugares. De gran importancia, como cantera de boxeadores, fue el torneo Guantes de Oro, cuyas peleas se transmitían los sábados por la televisión. Paralelamente se desarrolló el boxeo profesional. Entre sus peleas famosas están la de Kid Chocolate y Davey Abad en 1932, por el campeonato junior lightweight, y la de Kid Gavilán y Billy Graham en 1952, en el stadium de El Cerro. Quien no recuerda las peleas de “Puppy” García, el llamado ídolo de El Vedado, Ciro Moracén, el “Niño” Valdés y otros muchos.

El fútbol o balompié ya se jugaba en 1907, siendo los primeros equipos el Haruey y uno formado por marinos del barco inglés “Cydra”. Después se constituyó el Rovers, totalmente integrado por ingleses. Em 1908, en el polígono del Campamento de Columbia, se efectuó el primer partido formal entre el Hatuey y el Rovers. En esa época se discutían dos copas: la Orr y la Omega. En 1925 el equipo de fútbol de Cuba, constituido por el club Fortuna, fue a jugar por primera vez al exterior, a Costa Rica. Diferentes equipos se formaron bajo el auspicio de los clubes sociales y de las sociedades españolas, entre ellos el Fortuna, Juventud Asturiana, Hispano, Iberia, Centro Gallego, San Francisco y otros. Equipos cubanos patrticiparon en los II Juegos Deportivos Centroamericanos y, en 1930, en la Copa del Mundo en Francia. En 1940 existían diez equipos de fútbol de primera categoría.

La esgrima se desarrolló a partir de 1893, teniendo como principal figura a Ramón Fonts. Posteriormente se constituyó la Federación de Esgrima de Cuba, que organizó y desarrolló ampliamente la práctica de este deporte.

El baloncesto aparece en 1905. En 1915 se organiza la Liga Nacional de Baloncesto, formada por los equipos Atlético, Vedado Tennis Club, Universidad, Habana Yacht Club y otros. Un gran impulso al desarrollo de este deporte lo aportan la Federación Atlética Intercolegial y la Confederación de Colegios Cubanos Católicos, quienes organizan equipos en sus centros escolares, que sirven de cantera de jugadores. En 1934 se crea la Asociación Atlética Femenina, que incorpora a las mujeres a la práctica del mismo en los clubes Hispano, Santos Suárez, Vedado Tennis, Fortuna y Atlético, entre otros.

El tennis aparece en 1903 en el Vedado Tennis Club, con participación en las Series del Caribe y en la Copa Davis.

El yatismo tiene sus inicios en 1886, siendo su principal representante el Habana Yacht Club, al cual después se incorporan el Miramar Yacht Club, Casino Español, Club Naútico Internacional, Club Naútico dre Varadero, Cienfuegos Yacht Club, Guanabo Yacht Club, Club Amateur de Pesca de Santiago y otros.

El tiro con escopeta aparece en 1909 en el Club de Cazadores del Cerro.

Los remos se inician en 1910 en Varadero. En 1918 se realiza la Regata Nacional de Varadero. Practican los remos la Asociación de Dependientes, el Liceo de Cárdenas, la Universidad, el Cienfuegos Yacht Club, el Club Naval, el Círculo Militar, el Havana Biltmore, el Habana Yacht Club y el Club Naútico entre otros.

También se desarrollaron los deportes hípicos, el volibol, el fútbol rugby y otros.

Debe señalarse que muchos de los terrenos e instalaciones donde se practicaban estos deportes, fueron construidos y operados por empresas privadas dedicadas a diferentes giros comerciales, como las Cervecerías La Tropical y La Polar, la maderera Orbay y Cerrato, los talleres ferroviarios de Ciénaga y la revista Bohemia. Además, existían los terrenos e instalaciones de los colegios públicos y privados, así como los de los clubes sociales y otras sociedades. O sea que, ajena al Estado, existía toda una infraestructura que permitía la práctica de los diferentes deportes, así como la preparación y desarrollo de los atletas y equipos.

Referirse a la época anterior a la Revolución como a un terreno baldío, en cuanto a los deportes, además de una mentira constituye una falta de respeto para con quienes echaron las verdaderas raíces del deporte en Cuba. Todo lo posterior no ha sido más que el desarrollo de algo que ya existía, con la incorporación de muchos deportes nuevos.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 10424 (20140916) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Una historia olvidada

  1. Wilken Fernández dijo:

    Así mismo ha sido, y sigue siendo, en el resto de los países del mundo. Esperemos que el internet ayude a los cubanos a conocer esta verdad y a dejar de creer las queimeras que les inventan.

  2. Ramón Suárez dijo:

    Muy buen artículo, lleno de datos para las nuevas generaciones. Un detalle a señalar es el siguiente: donde dice “…los clubes Marianao y Cienfuegos, que adoptaron los colores carmelita y verde, respectivamente…” hay una inexactitud, pues el color del Marianao (donde jugó Orestes Miñoso) no era carmelita sino anaranjado. Saludos

  3. Oscar Domínguez dijo:

    Los equipos de la pelota invernal en Cuba tenían cada uno un color de uniforme, un animal representativo y un lema. El club Habana tenía color rojo, su animal era el león y su lema decía “La leña roja tarda, pero llega”. El Almendares tenía color azul, su animal era el alacrán y su lema decía “El que le gane al Almendares se muere”. El Cienfuegos tenía color verde, su animal era el elefante y su lema decía “Con paso lento, pero aplastante”, y el Marianao tenía color naranja, su animal era el tigre y su lema creo decía algo así como “Ciudad que progresa”. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s