Resultados adversos

Como era de esperar, el equipo Cuba de béisbol (del Ciego de Ávila sólo tenía 12 jugadores de un total de 26) que participó en la 58 Serie del Caribe, hizo el papelazo que, a diferencia de las autoridades deportivas, los fanáticos presumían que haría. Derrota tras derrota, con mal picheo y bateo (los más malos entre todos los equipos), numerosos errores y un juego incierto y obsoleto, mostró la verdadera situación actual del béisbol en Cuba.

Los años de la mentira, cuando los triunfos se obtenían con peloteros profesionales contra estudiantes universitarios y verdaderos jugadores amateurs de los equipos de los restantes países, han quedado bien atrás. Nunca el béisbol cubano ha sido el mejor del mundo, como proclamaban nuestras autoridades y repetían los cronistas deportivos y managers sumisos: el mejor béisbol del mundo siempre fue y continúa siendo el que se juega en las Grandes Ligas de los Estados Unidos. Igual sucede con los peloteros: los mejores son los que juegan en ellas.

No hay dudas de que existen buenos peloteros cubanos pero, desgraciadamente, no son los que juegan aquí, sino los que lo hacen en las Grandes Ligas, en la Doble y la Triple A y en las Ligas de otros países.

El campeonato de béisbol cubano es un engendro, sin pies ni cabeza, necesitado de profundos cambios, que no se relacionan sólo con su estructura organizativa, si se quiere elevar la calidad de los jugadores y que nuestros equipos sean competitivos. Para ello, debe ser despojado de toda la politiquería y patriotería baratas que siempre lo han acompañado, aceptar que la denominada masividad es una farsa más y que nos hemos quedado rezagados en la preparación de nuestros atletas y, además, que es mucho lo que tenemos que aprender de los demás.

Pero, no es sólo el béisbol el que anda de capa caída. El pasado fin de semana, en el Grand Slam de judo de París, la decena de atletas cubanos que participó resultó derrotada, sin obtener una sola medalla.

No podía ser de otra forma: la crisis del sistema político, económico y social cubano afecta a todos y, los deportes, no podían ser la excepción.

| Deja un comentario

Bajo el paraguas de José Martí

Hace unos días se celebró en La Habana la II Conferencia Internacional Con todos y para el bien de todos, actividad oficialista que, según sus organizadores, reunió más de 500 delegados de alrededor de 50 naciones.

Es conveniente hablar y estudiar a Martí seriamente, aunque en este caso el título de la Conferencia es irónico, pues se realiza en un país donde no se cumple lo de “con todos y para el bien de todos”, planteado por el Apóstol.

Los participantes, como era de suponer, con algunas excepciones, forman parte de la fauna internacional que apoya incondicionalmente al régimen cubano e integran sus asociaciones de solidaridad. Lo de analizar y profundizar en el pensamiento martiano constituye la cobertura para enmascarar sus verdaderos objetivos: tratar de enfrentar el actual proceso de cambios donde, las ideas izquierdistas y populistas sufren un retroceso.

Desde hace muchos años, los dirigentes cubanos comprendieron que Martí, por tener un pensamiento tan universal, servía para todo, en una suerte de “pomada china”. Tempranamente le endilgaron la autoría del asalto al cuartel Moncada, y después lo han utilizado y reutilizado según sus intereses del momento, uniéndolo a Lenin, Ho Chi Minh y otros personajes históricos Para ello, su ideario ha sido bien escogido, eliminando todo lo que fuera comprometedor para el régimen., como [por ejemplo: “La patria es dicha de todos, y dolor de todos, y cielo de todos, y no feudo ni capellanía de nadie” (T13, p.158); “Los odiadores debieran ser declarados traidores a la república. El odio no construye” (T14, p.496); “Todo poder amplia y prolongadamente ejercido, degenera en casta” (T9, p.340); “No valen antifaces en los países de prensa, que sale cada mañana, como un viento duende, levantando caretas” (T12, p.257); “Me parece que me matan un hijo cada vez que privan a un hombre del derecho de pensar” (T22, p.114). (Tomos y páginas corresponden a las Obras Completas de José Martí, editadas por la Imprenta Nacional de Cuba).

Algunos personajes ya son “puntos fijos” en estas actividades como Fray Beto, Atilio Borón, Iganacio Ramonet y otros, quienes saben muy bien lo que a las autoridades cubanas les gusta oír. Hacerlo como corresponde les asegura la invitación con los gastos pagados en próximos eventos.

Lo triste es que aún existan personas honestas que, creyendo que están haciendo algo importante en bien del pueblo cubano, se prestan al juego.

bazi

| Deja un comentario

Incultura y fanatismo

El presidente venezolano, después de quince años de desgobierno compartidos con su predecesor, se aparece ahora, cuando ha perdido la mayoría en la Asamblea Nacional, con un plan de emergencia para resolver todos los problemas económicos de Venezuela en el 2016, el cual presentará a través de sus diputados (la minoría chavista), que se autodenominan “los patriotas”.

Sería bueno preguntar ¿por qué ese plan maravilloso no se presentó ni ejecutó durante el tiempo en que el chavismo y sus representantes disfrutaban del poder, prácticamente absoluto, con sólo una minoría opositora en la Asamblea Nacional? ¿Ahora pretenden hacer lo que no hicieron en quince años? ¡Allá los tontos que se lo crean!

El chavismo, como el castrismo, son engendros económicos fracasados, que no responden a ninguna ley económica, y se mueven en el terreno del voluntarismo y de la improvisación, prácticas que no aseguran ningún éxito.

El plan actual del presidente venezolano se basa en ellas y, por lo tanto, será muy poco lo que se pueda esperar de él, como no sea algarabía y propaganda, acusando de antemano a la oposición por no poder materializarlo.

De fondo le servirán los enormes retratos de Bolívar y Chávez y la profusión de ellos, conque demencialmente se ha empeñado en “decorar” a toda Venezuela, una demostración de incultura y fanatismo, ajena a la noble historia del pueblo venezolano.

Resulta que, aquéllos que exigían respetar el resultado de las elecciones, fuera cual fuera, cuando estaban convencidos de que aplastarían a la oposición, ahora pretenden no acatarlo con subterfugios, difamaciones, mentiras, cuestionamientos y otros muchos argumentos ruines y poco éticos, aprovechando el poder que aún mantienen en el Tribunal Supremo, abiertamente chavista.

Engañaran a algunos, los de siempre, pero no a la mayoría de los venezolanos.

| 1 Comentario

Un artista “privilegiado”

Personalmente no tengo nada en contra del artista de la plástica conocido como “Kcho”, ni sobre los valores o no de su obra, tarea que dejo a los especialistas, independientemente de que sus repetidos botecitos y remos me resultan totalmente indiferentes.

El motivo de estas líneas radica en que “Kcho” parece haberse convertido en el “artista preferido del reino”: cuadros suyos, instalaciones y otras obras se obsequian regularmente a personalidades extranjeras y nacionales por las autoridades, como si no existieran otros artistas plásticos nacionales, cuyas obras no merecieran este tratamiento especial.

Lo justo sería que estos “obsequios oficiales” se escogieran entre propuestas presentadas al efecto por diferentes creadores, o mediante el resultado de concursos convocados para ello, en este último caso, si se dispusiera del tiempo necesario y no fuera una decisión de última hora.

De todas formas, resulta preocupante que, ante este método discriminatorio para con el resto de los artistas de la plástica, ni los afectados, ni la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), de la cual forman parte, ni su sindicato, ni el Ministerio de Cultura, se pronuncien al respecto.

Por lo que está sucediendo desde hace tiempo, pareciera que lo único importante que se hace en Cuba en las artes plásticas, y cumple con los requisitos para ser obsequiado de manera oficial por las autoridades, corresponde a “Kcho”, cuando la realidad es totalmente otra.

| 2 comentarios

Los retratos innecesarios

En Venezuela parece que el “circo chavista” está terminando sus funciones en algunos espacios públicos (en este caso, en el Palacio Legislativo donde funciona la Asamblea Nacional), de donde han sido retirados los retratos del “presidente eterno” y del designado por éste antes de fallecer, dejando sólo los del Libertador, no contaminados ni adulterados por la fanática propaganda chavista.

Esta práctica de colocarse bajo la sombra protectora de algún prócer de la independencia para venderse mejor a las masas, parece ser una táctica conceptuada de la mayoría de los “populistas” latinoamericanos: Bolívar, Sucre, San Martín, Martí y otros han sido sus principales víctimas.

Los chavistas han extendido esta práctica hasta sus embajadas y aquí, en La Habana, en la 5ta. Avenida de Miramar, se nos ha impuesto, en la fachada de su sede diplomática, una enorme fotografía del sonriente “presidente eterno”. Por suerte, el mal ejemplo no se ha extendido, librándonos de convertir esta avenida y otras en galerías abiertas de retratos de los diferentes especímenes de la fauna política, afeando aún más la ciudad. El señor embajador venezolano puede poner la foto de su “presidente eterno” en cualquier local del edificio, inclusive hasta en los baños, pero no puede imponérnosla a todos los cubanos que transitamos por esta avenida. Además de una provocación, constituye una falta de respeto, pues no todos comulgamos con las ideas del “retratado”, y una violación del ornato público, que debiera ser tomada en cuenta por las autoridades correspondientes.

Teniendo en cuenta lo que sucede hoy en Venezuela, cada día se comprueba más fehacientemente, que el Tribunal Supremo de Justicia ha sido y es un órgano sometido al chavismo, quien lo ha utilizado y utiliza para legitimar sus desafueros, como sucede ahora con la absurda impugnación de los resultados electorales obtenidos por algunos diputados, careciendo de imparcialidad y, por lo tanto, de credibilidad. Igual sucede con Tele Sur, que no es más que un instrumento de propaganda del chavismo y del “populismo” latinoamericano, careciendo de seriedad y, más aún, de imparcialidad en sus juicios, ofreciendo sólo noticias manipuladas, convenientes a sus intereses.

Todo esto que sucede hoy en Venezuela, debiera servir de acicate a muchos para acabar de entender el peligro real del “populismo” y de la necesidad de extirparlo de nuestro continente, si queremos progresar, desarrollarnos y marchar con el mundo y no contra él.

| 1 Comentario

La histeria chavista

La histeria chavista da pena: además de ser poco inteligente resulta ridícula. Quienes proclamaban la necesidad de aceptar y respetar los resultados de las elecciones, convencidos de que iban a ganar, después de perder hablan, no de la Asamblea Nacional, sino de la derecha en la misma. Antes, cuando eran mayoría, se pudiera haber hablado de la izquierda en ella.

La Asamblea Nacional, que hasta el 5 de enero del 2016 fue utilizada por el presidente para hacer lo que le daba la gana, y era en realidad una simple caja de resonancia del poder ejecutivo para la aplicación de su política, se consideraba un órgano importante del sistema. Ahora resulta, cuando ya dejó de ser lo que era, y se está convirtiendo en un verdadero órgano legislativo democrático, que no sirve y es atacada y hasta se pretende suplantarla por unas absurdas y anticonstitucionales “asambleas de calle”, parecidas al demencial “gobierno de calle” del derrotado Obrador en México, hace algún tiempo.

El denominado “pueblo arrepentido” venezolano (es de suponer que los chavistas hicieron un referéndum para llegar a esta conclusión) y el también denominado “pueblo enardecido” cubano, parecen ser hijos de un mismo padre.

Aceptar la derrota (con una diferencia de dos millones de votos) y tratar de sobrevivir en democracia, para quienes gustan del “ordeno y mando” de tipo totalitario, parece ser una asignatura difícil de aprobar.

Las declaraciones de los principales personeros del chavismo, comenzando por las deshilvanadas y mediocres intervenciones de su indigesto presidente, parecen sacadas del libreto de una mala obra del teatro bufo.

No creo que los venezolanos se hayan equivocado ahora al dar sus votos a los opositores, sino que se equivocaron antes al darlos a los chavistas. En realidad, rectificaron su error anterior. En definitiva, rectificar es de sabios.

| 2 comentarios

En contra de los cambios

Las autoridades cubanas y sus organizaciones insertadas en la sociedad civil, han desatado una feroz campaña mediática en contra de los políticos elegidos por la mayoría de sus ciudadanos, tanto en Argentina como en Venezuela, para ocupar cargos públicos: en el primero de los casos, la presidencia del país, y en el segundo, la mayoría de la Asamblea Nacional.

Leyendo y oyendo las declaraciones, parece que los argentinos y los venezolanos, erróneamente, han dado sus votos a delincuentes, apátridas, mercenarios, traidores y otros antisociales, negándoselos a los” buenos y sacrificados kichneristas y chavistas”, los “patriotas eternos” de sus respectivos países.

No resulta nada nuevo, a pesar de la algarabía propia de quienes no saben perder con hidalguía. Recordemos que, en contra de la voluntad de la mayoría de los puertorriqueños, tanto las autoridades cubanas como sus organizaciones afines, continúan clamando por la “independencia” de Puerto Rico, algo que sólo interesa al 4% de la población y es rechazada por el 96%. ¡Cosas del fanatismo primitivo! Tampoco cesan de expresar su apoyo a la expansionista Rusia, a la dictadura Siria, a los narcotraficantes colombianos y a cuantos hablen mal de Occidente o actúen contra él. Ahora piden apoyar al chavismo en Venezuela, hablando de injerencia externa, mientras Maduro inventa nuevos trucos para mantener el poder. Parece que los siete millones de votos obtenidos por la oposición vinieron de afuera y no fueron depositados en las urnas por los venezolanos. También se habla de una extraña unión entre los chavistas y las fuerzas cívico-militares para enfrentar a la nueva Asamblea Nacional. “Algo huele a podrido en Dinamarca” –como diría Hamlet. El Presidente argentino tampoco escapa de la arremetida populista-izquierdista.

Siempre del lado de los anti demócratas, totalitarios, populistas, demagogos y de la izquierda extremista, a pesar de “los muchos golpes que les ha dado la vida”.

| Deja un comentario