Los “aprieta tuercas”

La clásica tesis marxista de que la riqueza de los países se basa en el trabajo de sus obreros y campesinos, desde hace años ha sido cuestionada por la realidad. La imagen de un Charles Chaplin enajenado, apretando tuercas en una cadena de montaje en el filme “Tiempos Modernos”, hoy resulta anacrónica, ante la existencia de artificios robóticos controlados por programas de computación, que hacen ese trabajo y muchos otros de mayor envergadura y precisión, con una productividad multiplicada geométricamente. El obrero tradicional ha sido sustituido por el especialista profesional y, en muchos casos, ha quedado relegado a trabajos de baja productividad en países subdesarrollados, o de exactitud artesanal y artística en algunos pocos oficios.

Sucede incluso en países que continúan defendiendo la “alianza obrero-campesina”, hoy más política que económica. En Bolivia no son los indígenas, con sus sembrados de coca, quienes aportan la riqueza al país, sino el gas existente en su subsuelo, casualmente descubierto y explotado por investigadores e ingenieros extranjeros y bolivianos, más el capital. Igual sucede en Ecuador y Venezuela con el petróleo, a pesar de la retórica de sus gobiernos.

El fenómeno se repite en las áreas rurales: la imagen del campesino con el azadón o el arado, en la mayoría de los países que quieran producir riqueza, resulta obsoleta. Hoy el granjero utiliza los aportes de la ciencia y de la tecnología, para lograr buenas cosechas y elevar la productividad, utilizando la menor fuerza de trabajo manual posible.

Inclusive en Cuba, con una economía raquítica, también es así. La mayor riqueza actual no procede ni de la producción agropecuaria ni de la industrial, bastante atrasadas e improductivas, sino de lo que aportan los profesionales de la salud y de otras esferas, que prestan servicios en otros países en diferentes variantes del “trabajo esclavo”. También aparece, últimamente, la producción de fármacos de alta tecnología, elaborados, no por obreros, sino por investigadores y profesionales altamente calificados.

El error cometido en la década de los años sesenta del siglo pasado, al entregar la dirección y administración de las fábricas y haciendas a los obreros y campesinos, trajo como consecuencias la pérdida de todo lo logrado durante la etapa colonial y la República, un error del cual aún estamos pagando las consecuencias.

Hoy nuestra economía se encuentra en manos de voluminosos burócratas de uno y otro sexo, formados como cuadros del partido, un biotipo bastante alejado del de los cubanos y cubanas de a pie. Incluso, hasta personajes con estas características físicas dirigen las organizaciones obreras y campesinas, por eso de mantenerse a toda costa a contrapelo de la realidad, apostando por una alianza económicamente fracasada.

Para salir del atolladero, se apuesta por la inversión extranjera con alta tecnología, por la producción agropecuaria en pequeñas parcelas dadas a los campesinos en usufructo, y por la entrega de los servicios al sector privado, siempre bajo el férreo control estatal.

Sin lugar a dudas, no resulta nada fácil desechar los conceptos fosilizados y adoptar otros nuevos. Aún se mantienen en sus posiciones los “aprieta tuercas”.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 10424 (20140916) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los “aprieta tuercas”

  1. delarosa dijo:

    Buen comentario,tengo dos primo ingenieros pero trabajan en gastronomia y comercia y hay miles como ellos,,entonces no es de estrañar que la economia no desarrolle.

  2. Debo de decirle que aún en los paises desarrollados existen los aprieta tuercas, ya que hay operaciones muy simples que las máquinas no pueden hacer y gracias a eso el número de desempleados disminuye. El gigante automovilístico VW hace aún uso de ellos, también la Mercedes Beng que para garantizar su calidad hace uso de muchas operaciones manuales. Es el denominado trabajo de bandas deslizantes, el mismo de la película Tiempos Modernos de Charles Chaplin. Al contrario de lo que se piensa mientras más alta es la tecnología en el capitalismo el obrero descansa menos. Como dijo Carlos Marx en su obra El Capital,… “después de una ganancia de un 1000% el capitalista no se detiene”…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s