Cuentos de camino

Se ha hecho un lugar común que las autoridades, comenzando por el Presidente y terminando por el último de sus ministros, al hablar del por qué faltan productos que sólo se exportan, de los elevados impuestos y de los altos precios en las tiendas estatales, los justifiquen diciendo que es para asegurar la educación y la salud gratuitas, y hasta para comprar leche en polvo para los menores.

No cuestiono que exista una parte de verdad en ello, pero no toda la verdad.

También estos recursos se utilizan para mantener el voluminoso y burocrático aparato estatal, unas inútiles Fuerzas Armadas, más dedicadas desde hace tiempo a los negocios y a la obtención de divisas, a través del Grupo de Administración Empresarial S. A. (GAESA), que a las tareas de la defensa, sabedores de que nadie va a perder el tiempo invadiendo a un país destruido, un enorme aparato represivo nacional y todo el andamiaje del PCC, la UJC y todas sus organizaciones subordinadas (CTC, CDR, FMC, ANAP, FEU, FEEM, UNEAC, UPEC, etc.), dedicadas a la manipulación de la información y al adoctrinamiento político.

Estoy seguro que en ellos se gasta mucho más que en la educación y la salud públicas, aunque estas se utilicen como cobertura para ocultarlos.

Es más, durante la República, se destinaba anualmente entre un 22-23 % del Presupuesto Nacional para la Educación y la Cultura y otro tanto similar para la Salud Pública (Salubridad y Asistencia Social): en total entre un 44-46 %. Dudo que hoy, a pesar de la propaganda, se destinen estos elevados porcientos, aunque aquí es difícil comprobarlo, porque los datos estadísticos, además de manipularse, se mantienen como “Secreto de Estado”, por la paranoia de que “el enemigo escucha”.

Teniendo en cuenta lo expresado, sería deseable que las autoridades nos respetasen un poco más y no nos considerasen ni tontos ni imbéciles, al dirigirse a nosotros, pensando que pueden confundirnos con sus gastados cuentos de camino. ¡Seis décadas de socialismo fracasado y de miseria nos han abierto los ojos y las entendederas!

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s