Juego cerrado

Termina el 2015 y el inmovilismo parece haber sentado plaza en las autoridades cubanas. Atrincheradas en el dogma y en las exigencias absurdas al gobierno de los Estados Unidos, escudadas en la supuesta defensa de la soberanía y de la independencia, algo que olvidaron cuando entregaron el país a los soviéticos durante 32 años, no mueven ninguna ficha del dominó político, cerrando el juego con el doble nueve.

El XII Pleno del Comité Central del Partido y el trabajo en las comisiones, previo a las sesiones de la Asamblea Nacional, llueven sobre mojado, repitiendo la existencia de los mismos problemas presentados en actividades similares anteriores, sin que aparezcan soluciones reales que mejoren la situación del país ni de los ciudadanos. Se habla de múltiples afectaciones en todos los sectores de la producción y de los servicios, las cuales ya forman parte habitual del contenido de estas reuniones, donde los diputados aprueban unánimemente todos los acuerdos sin la menor discrepancia, dando una muestra irrebatible de unidad totalitaria.

El 2016 se presenta sombrío y con pocas esperanzas de cambios importantes, al menos, mientras la actual dirigencia histórica detente el poder.

| 1 Comentario

Apoyo equivocado

Las autoridades cubanas y sus organizaciones afines, insertadas dentro de la denominada sociedad civil oficialista, han desatado una feroz campaña mediática en contra de los políticos elegidos por la mayoría de sus ciudadanos, tanto en Argentina como en Venezuela, para ocupar cargos públicos: en el primero de los casos, la presidencia del país, y en el segundo, la amplia mayoría de la Asamblea Nacional.

Oyendo o leyendo sus declaraciones, tal parece que los argentinos y los venezolanos, erróneamente y carentes de madurez política, han dado sus votos a delincuentes, apátridas, mercenarios, traidores y otros antisociales, en lugar de dárselos a los “buenos, nobles y sacrificados” kirchneristas y chavistas, “patriotas eternos” de sus respectivos países.

La histeria desatada no es nueva, a pesar de la algarabía de estos perdedores. Recordemos que, en contra de la voluntad de la mayoría de los portorriqueños, tanto las autoridades cubanas como sus organizaciones afines, continúan clamando por la “independencia” de Puerto Rico, algo que sólo interesa al 4 por ciento de su población y es rechazada por el 96 por ciento. Igual sucede con el apoyo a los narco-guerrilleros de las FARC-EP, ahora en diálogo con el legítimo gobierno de Colombia, elegido en las urnas por la mayoría de sus ciudadanos. Los ejemplos, desgraciadamente, sobran, y aparecen en todas las regiones del mundo. ¡Cosas del fanatismo primitivo!

Siempre del lado de los que niegan la democracia, de los totalitarios, de los populistas y de la izquierda extremista, a pesar de “los muchos golpes dados por la vida”.

| 1 Comentario

Una política difícil de entender

Entre las exigencias que el gobierno cubano plantea al norteamericano, para regular las relaciones, levanta suspicacias la relacionada con la derogación de la Ley de Ajuste Cubano y la eliminación de la política de pies secos, pies mojados y del trato preferencial a los profesionales que abandonan el país.

La reciente estampida a través de Ecuador, y la llegada de los emigrantes masivamente a Costa Rica, pretendió ser utilizada, con la ayuda del gobierno de Nicaragua impidiéndoles el paso por su territorio, para presionar al gobierno de los Estados Unidos. La situación se complicó con el arribo de cientos de emigrantes a Panamá y con el anuncio, por las autoridades norteamericanas, de que ni la Ley ni la política sufrirían modificaciones. El gobierno cubano no ha desistido de sus intenciones y, presionando a otros gobiernos de la región, ha logrado impedir que autorizaran el paso hacia los Estados Unidos, meta final de los emigrantes.

Se ha creado una tensa situación, tanto en Costa Rica como en Panamá, donde actualmente se encuentran varados más de seis mil cubanos, y las autoridades de la Isla actúan como si no fuera un problema que les compete directamente, y del cual son las principales responsables. El viaje a Cuba del presidente de Costa Rica, aunque enmascarado en objetivos económicos y políticos, es para tratar de encontrarle una solución al problema, la cual no comprenderá el regreso de éstos al país, donde ya no poseen nada, ni al cual desean regresar, algo que ya han expresado reiteradamente.. Este es tal vez, el aspecto más dramático del problema.

Sin embargo, analizado fríamente, el principal beneficiado de esta emigración es precisamente el gobierno cubano: elimina presión social con la salida del país de estos ciudadanos, a quienes no les interesa el proyecto socialista y, a la vez, al existir más emigrantes cubanos asentados en los Estados Unidos, aumenta el número de las remesas que éstos envían a sus familiares, las cuales, al final, van a parar a las manos del Estado. En realidad, doble ganancia, a pesar de la pérdida de los dólares que enviaban algunos profesionales de la salud alquilados, ahora convertidos en emigrantes.

Muchas veces, la política de las autoridades de la Isla es bastante difícil de entender.

| Deja un comentario

El pataleo nunca es brillante

El pataleo del presidente Nicolás Maduro y de sus chavistas, además de trágico resulta cómico. Ahora, después de perder la Asamblea Nacional, ganada limpiamente y por voluntad de los venezolanos por la oposición, de corre-corre pretende aprobar leyes y regulaciones antes de su nueva conformación, con el objetivo de mantener a sus adeptos dentro del gobierno, en nombre de una supuesta defensa de los obreros. Es como pretender taponear con corchos un barco que está haciendo aguas.

Su incapacidad demostrada como presidente, además del bufonesco pajarito que le daba instrucciones, y de sus múltiples errores, constituyen la causa principal de su fracaso y del fracaso del chavismo. Echarle la culpa a los Medios opositores, a la derecha nacional e internacional, al “imperio” y a otros supuestos culpables, no es más que el triste lamento de un perdedor, incapaz de reconocer y aceptar honestamente la derrota. Acusar a los opositores-vencedores de contrarrevolucionarios y de mercenarios, por los cuales votó la mayoría de los venezolanos, es acusar también a éstos de contrarrevolucionarios y de mercenarios. Estos desvaríos demuestran su incompetencia política y su falta de tacto para lidiar inteligentemente con una situación adversa.

Si el PSUV pretende tener en algún momento un poco de credibilidad y lograr el apoyo de la mayoría de los venezolanos, debería comenzar por deshacerse del lastre que representan Maduro, Cabello y otros perdedores, incluida la maconianamente denominada “primera combatiente”.

| Deja un comentario

Un ejemplo deplorable

Una vez más los vecinos del Nuevo Vedado hemos tenido que sufrir la incompetencia e irresponsabilidad de las “brigadas destructoras de árboles” de la Empresa Eléctrica. Sin conocimientos mínimos de lo que significa podar, la emprenden contra éstos, dejándolos en puro tronco con dos o tres ramas mochas, que más bien parecen brazos con las manos amputadas, alzados al cielo pidiendo clemencia.

Por si no fuera suficiente, dejan caer grandes ramas sobre los cables eléctricos, ocasionando roturas de los mismos y hasta la caída de postes mal anclados, interrumpiendo el servicio por doce y más horas, hasta que efectúan la reparación, la cual genera empleo de recursos y gastos extras no previstos que paga Liborio.

La responsabilidad por esta debacle la tiene la Empresa Eléctrica, la cual, a pesar de las constantes críticas de la población a que es sometida por su mal servicio, pésimo funcionamiento administrativo, errónea lectura de los metros contadores y presentación de cuentas infladas y trabajos chapuceros de todo tipo, como la sustitución de postes, dejando los tocones de los sustituidos enterrados en las aceras como obstáculos peatonales, parece disfrutar de un status oficial privilegiado, pues no se toman medidas contra ella ni contra quienes la dirigen.

Sin lugar a dudas, la Empresa Eléctrica constituye un magnífico ejemplo de la ineficiencia y el mal trabajo de una “gran empresa estatal socialista”, donde el ciudadano es un simple e indefenso usuario, y hace añorar, a quienes la conocimos, la vilipendiada Compañía Cubana de Electricidad, que reparaba, daba mantenimientos, podaba y hacía todos sus trabajos sin apagones y sin molestar a los ciudadanos, que eran sus clientes.

| Deja un comentario

Sigue la mentira

Las autoridades, los funcionarios y unos denominados expertos cubanos, así como algunos de sus “amigos” del exterior, continúan achacando a la Ley de Ajuste Cubano y a la aplicación de la política de “pies secos-pies mojados” la estampida de ciudadanos que ha creado una tensa situación en los países centroamericanos, debido al constante arribo de los mismos en tránsito hacia los Estados Unidos.

En realidad, la causa principal, que no se quiere reconocer, se encuentra en el rotundo fracaso del experimento socialista, que ha sido incapaz de crear condiciones políticas, económicas y sociales para que los cubanos puedan realizar normalmente sus proyectos de vida en su propio país.

Los emigrantes árabes, africanos y de otros países hacia Europa no lo hacen porque en ella existan Leyes de Ajustes, sino porque, al igual que en Cuba, en sus países de origen carecen también de las condiciones de vida necesarias para desarrollarse, además de la situación de guerra y terrorismo en algunos de ellos.

Los emigrantes de El Salvador, Nicaragua, Honduras, Guatemala y de otros países latinoamericanos hacia los Estados Unidos, no lo hacen porque exista una Ley de Ajuste que los beneficie, sino porque en sus países no logran realizar su presente ni su futuro.

Sería saludable dejar a un lado la mentira, y acabar de aceptar que la causa principal de las emigraciones se encuentra dentro de los países que las generan y no fuera de ellos. Por lo tanto, las autoridades cubanas son las principales responsables de la actual estampida, como lo han sido de todas las anteriores, y también lo serán de las que se continúen produciendo. Deberían reconocer su fracaso como gobernantes y dejar de echarle la culpa a los demás de las terribles consecuencias de sus repetidos errores.

| 1 Comentario

Una sindicalización absurda

Continuamente se promueve, por los Medios oficialistas, la necesidad de que los trabajadores por cuenta propia se encuentren afiliados a los sindicatos de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC). Lograrlo, por lo repetitivo de los llamados, parece ser una tarea difícil.

La causa principal puede que radique en que la CTC forma parte de las organizaciones gubernamentales, que conforman el entramado de apoyo incondicional al Partido, que es quien la dirige y controla, designando hasta sus dirigentes en las diferentes instancias. En realidad, la CTC, que no representa realmente a los obreros cubanos, la mayoría estatales, menos puede pretender representar también a los que trabajan por cuenta propia. La CTC, desde hace más de medio siglo, defiende, en primer lugar, los intereses del Partido y del Gobierno y, de los problemas obreros se ocupa, siempre y cuando éstos no vayan en contra de los anteriores.

Para ejercer su verdadero papel, la CTC tiene primero que democratizarse y lograr que sus dirigentes, en todas las instancias, surjan de las filas de los obreros que deben representar, y sean nominados y elegidos directamente por ellos, sin la intervención del Partido y del Gobierno. Hasta el momento, la mayoría procede de la cantera de burócratas partidistas, sin ningún vínculo directo con el sindicalismo, ni siquiera con el gubernamental vigente en el país. Hasta que esto no cambie, la CTC, perdido su activismo de los tiempos de la República, sólo será una organización gubernamental más de control, en este caso, de los obreros.

Los trabajadores por cuenta propia no deben dejarse confundir con cantos de sirena, tal y como han confundido a los trabajadores estatales. Hasta tanto no existan sindicatos realmente independientes, sus derechos no serán defendidos.

| Deja un comentario