Un acuerdo inteligente

Al fin, después de más de cincuenta años de tensiones, contradicciones, ofensas y agresiones mutuas, los gobiernos de Cuba y de los Estados Unidos han llegado a acuerdos, que demuestran inteligencia y responsabilidad por parte de ambos mandatarios, siendo el principal de ellos el restablecimiento de las relaciones diplomáticas.

Este primer paso ha necesitado del esfuerzo de diferentes personalidades y gobiernos, destacándose la labor del Papa Francisco y de Canadá, así como de otros muchos que no se han mencionado específicamente.

La liberación de los presos aquí y allá, que era un obstáculo menor, aunque durante años ha sido inflado y utilizado para la propaganda, formando parte del circo nacional, sirvió de trampolín para lo verdaderamente importante. Ya hoy, a pesar de la retórica revolucionaria desfasada a la cual son adictas nuestras autoridades, han pasado a un segundo plano, opacados por la noticia verdaderamente trascendente. Esto, por supuesto, no nos librará de tenerlos en nuestros televisores de patrón de pruebas durante los próximos días. Parece ser un mal necesario.

Para nadie es un secreto que, desde hace bastante tiempo, esta decisión venía gestándose bajo el tapete. La acumulación de signos delatores era amplia. Además, tanto el presidente de los Estados Unidos, con el descalabro sufrido en las llamadas elecciones de medio mandato, que demostraron su pérdida de popularidad, como el presidente de Cuba, con un país en crisis galopante y sin medidas verdaderamente efectivas que resuelvan los problemas ni mecenas dadivosos que den una mano, se acercaban peligrosamente a sus abismos.

La decisión tomada merece aplausos, no sólo por lo que representa en este momento, sino por lo que promete, pues debe dar vía a otros pasos fundamentales de tipo económico, político y social. Mantener el camino anunciado del diálogo y de las acciones comunes en pos del bienestar de ambos pueblos, debe ser la exigencia de cada día. Para ello es imprescindible el respeto, la eliminación de los improperios y las ofensas en los discursos, respetar las diferencias de todo tipo, asegurar el derecho a disentir de cada ciudadano, así como propiciar, con medidas efectivas, un verdadero clima de libertad para todos los cubanos. ¡Ojalá la inteligencia y la responsabilidad continúen en primer plano! rsos, respetar las diferencias de todo tipo, mecenas dadivosos que den una mano,

| 3 comentarios

El Hip – Hop en la mira

Continúan las denuncias en la prensa oficialista cubana sobre la subversión organizada por la USAID contra el régimen imperante en el país. Ahora le tocó al movimiento musical Hip – Hop. No voy a dedicar tiempo a si es cierta o no la trama novelesca dada a conocer por la agencia informativa estadounidense Thr Associate Press (AP), pues prefiero los capítulos de “Homeland”. Me detendré en algunas cuestiones no publicadas, que considero más importantes y que constituyen la génesis del problema.

Para nadie es un secreto que, en el mundo musical cubano, existen agrupaciones e intérpretes aupados por las autoridades, quienes disfrutan de privilegios económicos y de difusión, los denominados popularmente “oficialistas” Éstos, lo mismo participan en un mitin de repudio, que organizan el Festival de la Piña Colada en Ciego de Ávila, por sólo poner un ejemplo. Abundan y los vemos y oímos en muchas actividades políticas gubernamentales. En estos días estarán presentes, no para hacer más agradables la Nochebuena, la Navidad o el Año Nuevo, sino para celebrar el 56 aniversario del triunfo de la revolución. No recuerdo que durante la República, las agrupaciones musicales y los intérpretes respondieran al gobierno de turno o a los partidos políticos.

Existen también otros que, al tratar en sus obras los agudos problemas sociales que abundan en el país, son cuestionados por las autoridades, no disfrutan de privilegios y tienen que apañárselas para subsistir, principalmente en espacios “underground”. Han surgido y surgen, no porque la USAID los crea, sino como resultado de absurdas políticas gubernamentales mantenidas por cincuenta y seis años, que han destruido las vidas de miles de cubanos y al país, dejando a la juventud sin esperanzas de realización en su propia tierra.

Las agrupaciones musicales y los intérpretes contestatarios han existido y existen en todos los países, inclusive en los Estados Unidos, y no han sido creados por la USAID. Se les respeta y forman parte del mundo musical de los mismos con igualdad de derechos. Plantear que los sucesos de Serbia y de Ucrania fueron promovidos por la USAID, a través de agrupaciones de este tipo, además de risible constituye una falta de respeto a la inteligencia de los lectores.

¿Cuándo nuestras autoridades dejarán de echarle la culpa al “enemigo” de los problemas creados por ellas mismas? ¿Cuándo asumirán sus culpas?

Respetar las diferencias y las preferencias no se refiere solamente a las sexuales, sino también a las políticas, religiosas, musicales y otras muchas. Mientras no exista libertad plena para todos los cubanos, existirán agrupaciones musicales y de otro tipo contestarias. La culpa no es precisamente de la USAID.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 10424 (20140916) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

| 1 comentario

Preocupacion latente

Cada vez que las autoridades cubanas se reúnen para discutir nuevas leyes, decretos, disposiciones o regulaciones, a los ciudadanos nos embarga la preocupación y la incertidumbre. Sucede que, después de aprobadas las legislaciones, que lo único que han hecho es restituir derechos arbitrariamente conculcados durante años (poseer divisas, comprar o vender las viviendas y el automóvil, poder viajar al exterior, poder entrar y alojarse en un hotel, etcétera), al poco tiempo aparecen nuevas adecuaciones, que limitan o entorpecen su aplicación.

Esta situación crea un clima de inestabilidad, que no ayuda a que las medidas tomadas se enraícen y pasen a formar parte de la vida nacional, pues carecen de lo que popularmente se denomina “fijador”: en cualquier momento pueden ser cambiadas y, por lo regular, pocas veces para bien.

Anteriormente, para no cumplir lo establecido legalmente, simplemente se aducía que tal o mas cual artículo estaba “congelado”, o sea, que no tenía aplicación. Esto permitía violar lo legislado sin tener que modificarlo. Como ahora se pretende que todo esté legislado y que se cumpla, la moda es cambiarlas cada cierto tiempo, según convenga a las autoridades.

Las leyes deben hacerse, aún en nuestra cambiante época, para que tengan, al menos, quince, veinte o más años de vigencia. Esto permite que se conozcan y se ganen experiencias en su aplicación. Cambiarlas cada año demuestra incapacidad de quienes las elaboran e irresponsabilidad de quienes las aprueban. La Constitución de los Estados Unidos es un buen ejemplo de vigencia: tiene casi trescientos años y nunca ha sido cambiada, adecuándola sólo mediante algunas pocas enmiendas. Por eso es conocida por sus ciudadanos y utilizada en la vida diaria. La nuestra de 1940, sin lugar a dudas la mejor de todas las elaboradas hasta ahora, sólo resistió dieciocho años. Actualmente en América Latina cada presidente, cuando asume el poder, lo primero que hace es cambiar la Constitución que lo llevó al mismo, para adecuarla a sus intereses, lo cual constituye una práctica nefasta. Si esto sucede con la Constitución, que es la ley fundamental, que queda para las restantes.

Desgraciadamente, entre experimentos y cambios de leyes, parece no existir tiempo para trabajar concretamente en la solución de los graves problemas nacionales, que afectan lo económico, político y social.

Las leyes en sí, aunque son necesarias, no resuelven los problemas: simplemente constituyen el marco legal para proceder a resolverlos.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 10424 (20140916) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

| 3 comentarios

Ganar como obsesión política

Archivo

La extraña relación existente entre el pan y el circo nos acompaña desde el Imperio Romano: cuando falta el primero debe abundar el segundo. Las autoridades gubernamentales cubanas la han venido utilizando durante años, dándole mayor uso al segundo. Los eventos deportivos, entre otros muchos de diferente tipo, siempre han servido de oportuno circo. Los recientemente concluidos XXII Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014, no han sido la excepción.

Para ellos se conformó una delegación de atletas de alto rendimiento, que aseguraran la obtención de la mayor cantidad de medallas de oro posibles, con el objetivo de asegurar el primer lugar por países. Aquí no se pensó en permitir el fogueo de figuras jóvenes, con vistas a futuros compromisos deportivos más importantes que Veracruz 2014, algo que si tuvieron en cuenta otros países, quienes no enviaron a sus principales figuras, preservándolas para eventos de más nivel. Un caso llamativo fue Jamaica en campo y pista y atletismo. También sucedió con algunos de los deportes por equipos, como en el fútbol y el béisbol, donde no participaron jugadores del primer nivel, con excepción de los cubanos. Son conocidos el caso de la martillista Yipsi Moreno que, ya retirada del deporte activo, fue llamada e incluida en la delegación con el objetivo de asegurar una medalla de oro más. También sucedió en el béisbol, donde se detuvo la realización del campeonato nacional por un mes, con las implicaciones negativas que ello conlleva, tanto para los atletas como para los fanáticos, para formar un equipo que aplastara a todos los restantes y asegurara la medalla de oro.

Sucede que, para la mayoría de los países, incluido el anfitrión México, el deporte no constituye una necesidad política, como sucede en Cuba. A él, por tanto, no se le dedican tantos recursos económicos como los que, comparativamente, les dedica el gobierno cubano. Es bueno recordar que, desde hace años, nuestros gobernantes están obsesionados con la idea de que el país sea considerado una potencia en diversas esferas. Para ello ha tratado de prepararlo y presentarlo como potencia médica, potencia educacional, potencia hidráulica, potencia musical, potencia deportiva y otras más, en muchas de las cuales ha habido más ruido que nueces. Extrañamente, nunca se han preocupado porque el país sea una potencia económica o democrática.

Esta obsesión enfermiza hace que nuestros atletas deban competir bajo presión extrema, pues contraen la obligación ante los gobernantes, las organizaciones políticas y de masas, el pueblo y su familia de ganar la medalla de oro, ya que las otras no se valoran tanto, aunque en la propaganda oficial, cuando no se obtienen, se diga que las de plata y bronce brillan tanto como ella. Además, deben hacerlo como si cumplieran con un deber patriótico. En realidad es demasiado lastre inútil para un ser humano. Tal vez, entre otras razones económicas y políticas, a ello también se deba que tantos decidan no regresar.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 10777 (20141125) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

| 2 comentarios

Epidemia de editoriales

Aechivo

Hace unos días apareció el sexto editorial del periódico The New York Times, dedicado al tema de las relaciones entre los gobiernos cubano y norteamericano. Creo que nunca antes un país tan pequeño y, relativamente, poco importante, ha merecido tanta atención y, además, con una secuencia sostenida. Esto huele a extraños intereses en ambas orillas.

El editorialista que, sin lugar a dudas, debe recibir anualmente un salario de un número con cinco ceros, donde el número no será de los más bajos, debe sentirse realizado. Dicen, aunque no lo puedo afirmar, que estuvo por aquí buscando información oficial para sus trabajos. No sería de extrañar.

Echarle la culpa de todos los problemas al bloqueo (embargo) y hasta del éxodo de profesionales a la política del gobierno de los Estados Unidos, carece de originalidad, ya que no es más que repetir los mismos gastados argumentos del gobierno cubano durante casi cincuenta y seis años, para desentenderse de sus errores, fracasos económicos, planes aventureros, meteduras de pata, etcétera, que han traído como consecuencia la prolongada crisis política, económica y social que vive Cuba.

Es verdad que los artistas, deportistas, médicos y otros muchos profesionales abandonan el país, buscando mejores condiciones de vida, a la menor oportunidad. También lo hacen la mayoría de nuestros jóvenes. Pero esto no sucede sólo porque la política del gobierno norteamericano los incentive, sino por la terrible situación existente en su país, sin viviendas, con salarios de miseria -a pesar de los aumentos- y, lo peor, sin perspectivas reales de mejoramiento. La vida de cada ser humano es una sola, y no se puede desperdiciar creyendo en obsoletos discursos, que no se cansan de ofrecer futuro: lo realmente importante es el presente. Esto parece obviarlo el editorialista.

Además, si nos atenemos a la realidad, sólo una parte de las misiones médicas son gratuitas, ya que la mayoría son pagadas por los gobiernos que las reciben, constituyendo un jugoso negocio para las autoridades cubanas, quienes hasta las califican de mejores que las zafras azucareras, pues les aportan mayor cantidad de divisas. Entre el 60 y el 75 por ciento del monto de los salarios que pagan los gobiernos por los médicos, se quedan en manos del Estado, quien les sitúa como salario sólo la restante cuantía, y no precisamente en dinero constante y sonante, sino en derechos para adquirir una vivienda o bienes de consumo, a los elevados precios fijados por el Estado. Algo similar sucede con los artistas y deportistas.

De todas maneras, aunque muchos de estos profesionales abandonen el país, las autoridades cubanas nunca pierden, pues después de establecidos en otros países, comienzan a enviar remesas de dinero a sus familiares, los cuales las gastan mayoritariamente en los establecimientos estatales, donde los productos se venden a precios elevados, con el objetivo declarado de recaudar divisas.

Continuarán los editoriales y la prensa oficialista cubana seguirá reproduciéndolos, sin quitarles ni un punto ni una coma. Sería conveniente que los responsables de cambiar políticas, así como la opinión pública, tanto de fuera como de dentro, no se dejaran confundir. Nadie se opone a los cambios, y menos aún a que se restablezcan las relaciones normales entre los dos gobiernos, pero esto no puede realizarse de espaldas del pueblo cubano ni sin la participación real de éste.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 10741 (20141118) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

| Deja un comentario

Un nuevo aniversario

La ciudad de La Habana cumple 495 años de haber sido fundada. Festejos van y festejos vienen y, sin embargo, el agudo problema de la falta de viviendas se incrementa cada día, sin perspectivas reales de solución. Las causas de ello son muchas y resultan más que conocidas.

Según datos oficiales, en ella existen actualmente 33,889 núcleos familiares que necesitan vivienda, que representan a 132,699 personas. Debe agregarse que muchos de estos núcleos llevan 10, 15, 20 y más años viviendo en albergues con condiciones mínimas o sin ellas, donde han nacido hijos y hasta nietos.

Últimamente se ha planteado ir resolviendo la situación con la construcción de asentamientos urbanos en distintos puntos de la ciudad, integrados por grupos de edificios de apartamentos económicos. En el año 2013 se entregaron 746 de estos apartamentos, en el 2014 hay terminados 817 y se espera terminar, en lo que resta del año, 566 más para un total de 1,383, en el 2015 se estima edificar 1,480 y así, sucesivamente, en los siguientes años, en correspondencia con las posibilidades económicas y la existencia de materiales y mano de obra.

Las cifras, por sí solas, a veces tienden a confundir, y es necesario aplicar las matemáticas para entenderlas: 33,889 núcleos familiares entre 1,500 apartamentos anuales significa que se necesitarán no menos de 22 años para resolver el problema. Si a esto se agrega que, según datos oficiales, cada día colapsan en la ciudad 3 inmuebles, los que suman 1,095 anualmente, en realidad realmente libres quedarían 405 de los 1,500 que se estima edificar, pues los otros 1,095 simplemente compensarían los que desaparecen. Con estos nuevos datos, entonces serían necesarios 83 años. O sea, esta sola no es la solución. Si se agrega que estos apartamentos económicos se entregan con piso de mortero (cemento) y que la cocina y los baños no poseen el azulejado completo, quedando en manos de los inquilinos, de acuerdo a sus posibilidades económicas e intereses personales, elevar su nivel de terminación, agregando a esto los defectos constructivos que presentan (rajaduras en los pisos, humedad en las paredes, filtraciones, etcétera), el problema aumenta.

Mientras no se autorice la inversión privada nacional y extranjera en los bienes inmuebles, y los ciudadanos, debido a sus bajos salarios y el alto costo de los materiales de construcción, carezcan de las posibilidades de construirse su vivienda propia, será más de lo mismo, y la ciudad de La Habana el próximo año celebrará el nuevo aniversario de su fundación en peores condiciones que las actuales.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 10705 (20141111) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

| Deja un comentario

Cuando el río suena…

Desde hace meses las autoridades cubanas desarrollan una intensa campaña con el objetivo de que se ponga fin al bloqueo (embargo), establecido desde hace años por el gobierno de los Estados Unidos contra el gobierno cubano. Además, se incluye la liberación de los tres espías que cumplen condenas en cárceles norteamericanas, la exclusión de la lista de Estados que promueven el terrorismo y otras exigencias más. Todo esto se acompaña con la invitación al gobierno de los Estados Unidos a una relación mutuamente respetuosa, sobre bases recíprocas, basada en la igualdad soberana, los principios del Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas, según palabras del Ministro de Relaciones de Cuba en el sexagésimo noveno período de sesiones de la Asamblea General de la ONU, Nueva York, 28 de octubre de 2014.

Por otra parte, el diario The New York Times, en las últimas semanas ha publicado varios editoriales planteando lo mismo, los cuales textualmente han sido reproducidos por la prensa oficialista cubana, algo nunca visto anteriormente. Además, ha agregado una crítica severa a la sociedad civil, acusándola de corrupta y endosándole otros calificativos denigrantes.

Llama la atención esta convergencia en los temas entre las autoridades cubanas, The New York Times y algunas figuras políticas, empresariales y sociales de los Estados Unidos. Para nadie es un secreto, aunque las partes implicadas se abstengan de confirmarlo, que desde hace tiempo algo se está cocinando a espaldas de la sociedad civil o con la participación de sólo una parte de ella.

A finales del siglo XIX, los gobiernos de los Estados Unidos y de España se pusieron de acuerdo para firmar el Tratado de París, que dio por terminadas las hostilidades en Cuba y la retirada de España de la misma, sin la participación de los cubanos que habían llevado a cabo la contienda bélica, ni de sus representantes políticos. Este hecho pesó sobre las relaciones cubano-norteamericanas durante los años de la República y, sin lugar a dudas, fue valorado por muchos cubanos responsables como un error político de nuestro vecino del Norte.

Si hoy, en pleno siglo XXI, se pretende resolver el diferendo entre los gobiernos de los Estados Unidos y de Cuba, sin la participación de los cubanos que no forman parte del gobierno ni están de acuerdo con el mismo, se repetiría el mismo error. No pueden primar los intereses de los dirigentes actuales cubanos de prolongar su fracasado sistema, aunque sea con adornos superficiales y con otras caras, y de determinadas figuras de la política norteamericana, sobre los intereses de la mayoría del pueblo cubano que, incapacitado de ejercer verdaderamente sus derechos democráticos, aspira y lucha por un cambio real.

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 10705 (20141111) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

| Deja un comentario