Exportar a toda costa?

El que la Empresa Estatal Socialista produzca más para exportar, que para satisfacer las necesidades del país, parce ser una orden de obligatorio cumplimiento. Y es peligroso: se corre el riesgo de crear un desabastecimiento aún mayor, que el gran desabastecimiento habitual. Generalmente, los países producen para cubrir el mercado interno y para exportar. La excepción pudieran ser los países ricos en materias primas (petróleo, minerales y otros) que, por tener éstos una amplia demanda internacional, producen para exportar y, con las divisas obtenidas, compran los productos que necesitan, sin dedicar esfuerzo a producirlos.

El queso y los productos lácteos de Holanda y Alemania, se producen para el consumo nacional y para exportar. Los vinos, Francia los produce para el consumo interno y para exportar. Igual hace Argentina con los cereales y la carne de res y otros países con muchos de sus productos. Cuba, durante la República, producía azúcar, café, tabaco, ron, alcoholes, mieles, frutas y vegetales, tanto para el consumo interno como para exportar.

Debido a múltiples y continuas decisiones erróneas, tomadas en las últimas seis décadas, se dejó de producir para el consumo interno y para exportar, convirtiéndose en un país dependiente de las importaciones. De importar entonces sólo un 28% de nuestras necesidades alimentarias, ahora se importa el 70%.

No hay dudas de que las divisas son necesarias. Ningún país produce todo lo que necesita. Pero obtenerlas, no puede ser a costa de desabastecer el mercado nacional. Ya tenemos algunos ejemplos negativos: las conservas “Ceballos”, que abundaban en nuestros mercados, han desaparecido porque se exportan. En Guantánamo, una empresa produjo limones para exportar, aunque en el mercado nacional no existen y, cuando aparecen, es a precios inalcanzables. Una fábrica de muebles produce, no para satisfacer la demanda nacional, sino para exportar a Europa. Hay más ejemplos, pero no creo que sean necesarios.

De continuar esta tendencia estrecha de “mentalidad exportadora” a toda costa, pronto tendremos mucho menos de lo poco que tenemos hoy. Nuestros dirigentes son dados a los extremos, primando, la mayoría de las veces, más la superficialidad y el embullo, que los razonamientos. Recuerdo que, a finales de la década del setenta del siglo pasado, recibimos de la URSS y del campo socialista, la propuesta de incorporarnos a un plan denominado “Estrategia 2000”, que establecía qué debía producir cada país socialista por quinquenios, con vistas a asegurar las necesidades del CAME, organismo económico que los agrupaba. Se aceptó y, con la “iniciativa” característica de nuestros dirigentes, comenzaron a hacerse proyectos de qué hacer. La mayoría fueron tan disparatados, como producir locomotoras, aviones, barcos, camiones y autos, sin tener materias primas para ello, ni experiencia tecnológica. Se planificó hasta producir carros blindados, armamento y cohetes. Era como una réplica del “Gran Salto Adelante” chino, donde fundían acero en ollas de barro en las aldeas, para superar a los Estados Unidos. Por suerte el proyecto, al cual se le dedicó tiempo y recursos, se vino abajo, junto con la desaparición de la URSS y la caída del Muro de Berlín.

Hay decenas de planes “faraónicos” nacionales fracasados, donde se despilfarraron recursos y trabajo para no lograr nada. La mayoría de los cubanos los sufrimos y los conocemos.

No es inteligente ahora repetir errores: se debe aprender de ellos. Ojalá los “continuadores” lo tengan en cuenta.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Exportar a toda costa?

  1. Octavio López dijo:

    Por más que se siga pidiendo peras al olmo, el olmo no dará peras. El problema de Cuba va más allá de la ideología. La ideología ha servido para que oportunistas, incapaces y empecinados, escalen en el gobierno, imponiendo unas reglas de sucesión que imposibilitan que la población los cambie, aunque su gestión en el poder sea desastrosa.

  2. Gomez dijo:

    Cuba necesita cambios urgentes pero el orgullo revolucionario los tiene estancados,pienso que la moneda es lo que hace que el estado lo quiera exportar todo,debieran estudiar si es posible establecer el dolar como moneda oficial,eso resolveria muchos de los problemas de escacez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s