Cuentapropismo bajo la lupa

A pesar de las declaraciones hechas hace tiempo por el Primer Secretario del PCC en defensa del trabajo por cuenta propia, estas parecen intrascendentes, si se tiene en cuenta que no son respetadas ni por el Presidente designado, ni por su equipo de gobierno, ni por la Asamblea Nacional del Poder Popular, ni por las provinciales y municipales y, mucho menos, por los funcionarios a las diferentes instancias.

En la vida real, el trabajo por cuenta propia se encuentra sometido a todo tipo de presiones y arbitrariedades, con el objetivo de no permitir su desarrollo y hasta de eliminarlo, bajo la falsa cobertura de que todo se hace para “ordenarlo y suprimir las ilegalidades”.

Yo me pregunto: ¿Por qué en seis décadas las autoridades no se han preocupado por “ordenar y suprimir las ilegalidades” en el sector estatal, que son bastante abundantes?

Las medidas contra los transportistas, el incremento de las cuotas a pagar mensualmente por las licencias para arrendar en algunos municipios de la capital, precisamente cuando el turismo se encuentra en baja, con el objetivo de beneficiar a la red hotelera estatal y a sus compinches extranjeros, la no existencia de mercados mayoristas, las multas desproporcionadas, los inspectores y funcionarios corruptos que viven del chantaje y de las búsquedas y otros muchos problemas, solo demuestran la existencia de una política discriminatoria contra el emergente sector privado de la economía, aunque el mismo, en condiciones precarias, aporte el 12% del PIB.

Parece que el socialismo, en su fracaso como sistema e incapaz de competir honestamente con este sector, ha condenado a cadena perpetua la iniciativa ciudadana y a muerte la esperanza.

Aunque muchos de los que lo practican, cuando los entrevistan los medios oficialistas de comunicación, dicen aceptar las diferentes leyes, decretos y regulaciones absurdas, en realidad, en su fuero interno, las rechazan y desean que todo cambie, el cual constituye el principal sentimiento nacional. Todo lo restante es puro bla, bla, bla.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cuentapropismo bajo la lupa

  1. Gomez dijo:

    En Cuba se ha permitido algunos negocios privados por que no les queda otra,si encontraran petroleo en grandes cantidades,en un año no quedaba restaurante con cabeza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s