Matraquilla patriotera

Como continúa la “matraquilla” entre los que se oponen y los que aceptan el uso de los símbolos patrios, fundamentalmente la bandera, en los objetos utilitarios, voy a exponer algunas aclaraciones, además de consideraciones personales.

Están los “puritanos patrioteros”, que pretenden sacralizar la bandera y convertirla en un objeto de culto religioso, existentes principalmente en el mundo intelectual, los “populistas patrioteros”, quienes la utilizan desmesurada y, muchas veces, indebidamente, como objeto decorativo en comercios, agros, oficinas públicas, empresas, vehículos, actos de todo tipo y para cualquier actividad por insignificante que sea, como cobertura política, en cuyas filas abundan dirigentes, empresarios y administradores, donde el tamaño de la bandera juega con la envergadura de las deficiencias que se quieren tapar, y los “oportunistas patrioteros”, que la utilizan completa o en parte, sin originalidad ni buen diseño artístico, en sus vestimentas, principalmente entre músicos y deportistas.

Considero que la bandera, o mejor dicho, elementos de ella (todos o algunos), debidamente reflejados con diseños de calidad artística y originalidad, pueden ser utilizados en diferentes objetos utilitarios, como vestuario, toallas, ropa de cama, cortinas, tapicería y muchos más.

Ejemplos de buen diseño es el uso de elementos, y de las banderas norteamericana e inglesa mismas, en múltiples objetos utilitarios, preferidos en el mundo entero, incluido nuestro país.

Esta utilización no ofende ni agrede este símbolo patrio, sino que lo acerca más a los ciudadanos desde su infancia, alejándolo del altar inaccesible en que indebidamente se ha colocado. Las cubanas, el 20 de mayo de cada año, día de fundación de la República, tenían por costumbre vestirse con los colores de la bandera y hasta con la bandera misma, como muestra de sano orgullo patrio, con el beneplácito de los mambises, los veteranos y los cubanos. (Foto del dossier Fotos de Cuba)

En lugar de discutir sobre su uso o no en objetos utilitarios, sería mejor educar a los ciudadanos, desde sus primeros años de vida, en el respeto a la misma, no permitiendo su uso indiscriminado en bodegas, agros, comercios de todo tipo, actos callejeros y otros, dejándola, si está elaborada en tela, a la intemperie bajo el sol, el agua y el viento hasta su destrucción y, si es en otro soporte (papel, cartón, cartulina), regada en las calles, aceras y placeres, siendo pisoteada por los transeúntes, como simple basura, ante la indiferencia general.

En la República, para quienes no lo recuerden y para quienes no lo saben, la bandera solo podía permanecer a la intemperie desde el amanecer, donde era enarbolada, hasta el atardecer, donde era arriada, doblada correctamente en forma triangular con la estrella hacia arriba, y guardada en un lugar destinado a ella hasta el siguiente amanecer, donde se repetía el proceso. Al deteriorarse, se incineraba. Esto último también se aplicaba a las versiones elaboradas en otros soportes. Todo esto se enseñaba en la escuela y era de obligatorio conocimiento y práctica.

Tampoco estaba permitido imprimir sobre la bandera elaborada en tela, imágenes, paisajes ni textos, ni ser firmada por nadie. O sea, estaba regulado su uso y su tratamiento, algo que se respetaba y se cumplía, tanto por las autoridades como por los ciudadanos. También estaba establecido el lugar a ocupar, cuando acompañaba a otras banderas.

Hoy, casi todo esto está perdido, junto con muchas otras cosas, y lo desconocen tanto las autoridades como los ciudadanos. Considero que “rescatar” esto es más importante que perder el tiempo con la “matraquilla” sobre su uso o no en los objetos utilitarios.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s