El hombre del traje blanco

Como resultado de la Asamblea Constituyente y de la elaboración y puesta en vigor de una nueva Constitución de la República, en un proceso electoral caracterizado por la legalidad y la tranquilidad, asumió como sexto Presidente Fulgencio Batista Zaldívar, quien había abandonado el ejército con el grado de coronel (en febrero de 1942, la nueva Ley Orgánica del Ejército le concede el grado de general con carácter retroactivo) y fundía en una misma persona las dos corrientes antagónicas durante los siete años precedentes, con quebrantos para ambas y para la República: la militar y la civil. Aunque era un caudillo militar, y como tal había actuado en los años anteriores, ejerciendo su influencia en el ascenso y caída de varios presidentes, su personalidad también se proyectaba en el plano político. Su ascenso a la presidencia daba continuidad a los generales-presidentes de la República. Tal vez, debido a ello, es que pudo derrotar fácilmente el golpe militar del Jefe de la Policía, general José Eleuterio Pedraza, al comienzo de su mandato. Ejerció el poder desde el 10 de octubre de 1940 hasta el 10 de octubre de 1944.

El principal objetivo de su gobierno, formado por la denominada Coalición Socialista Democrática, fue consolidar el estado de convivencia pacífica que se había alcanzado durante la Convención Constituyente, donde partidos, organizaciones y grupos políticos y sociales de diferentes matices, habían logrado debatir civilizadamente sus propuestas y llegar a importantes resultados para el bien de la República. A pesar de ello, desde el principio de su mandato, tuvo que enfrentar la oposición del Partido Revolucionario Cubano (Auténtico), su oponente principal y perdedor en las elecciones.

A diferencia de toda la etapa presidencialista anterior, comenzada desde 1902, puso en marcha el régimen semiparlamentario establecido en la Constitución de 1940, nombrando como Primer Ministro al doctor Carlos Saladrigas, una personalidad relevante, quien logró establecer y mantener correctas relaciones entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo. Durante el ejercicio de la presidencia, creó la Comisión de Fomento Nacional, con el objetivo de coordinar e impulsar el desarrollo del país, fijó la garantía oro para la emisión de certificados monetarios y logró importantes avances en la política laboral, estableciendo el Retiro Azucarero. Además, aprobó la creación del Consejo Nacional de Educación y Cultura, el cual logró buenos resultados en el perfeccionamiento y desarrollo de estas dos importantes actividades, entregó el Hospital General Calixto García y el Central Limones a la Universidad de La Habana, para su utilización como centros de prácticas docentes, construyó el edificio del Archivo Nacional, así como los de la Sociedad Económica de Amigos del País y estableció la Orden “José María Heredia”, para premiar a las personalidades cubanas y extranjeras en el mundo de las ciencias, las letras y las artes.

Al entrar Cuba en la Segunda Guerra Mundial, hizo un llamado a la unidad nacional, respondiendo a él el Partido ABC, aliado hasta entonces del Partido Revolucionario Cubano (Auténtico), que pasó a colaborar con el gobierno. En el contexto de la guerra se tomaron importantes medidas, con el objetivo de evitar que escasearan los abastecimientos y se encareciese excesivamente la vida de los ciudadanos. Aunque el Partido Revolucionario Cubano (Auténtico) continuó en la oposición, colaboró desde el Congreso con todo acto de defensa nacional y con la actitud beligerante que Cuba había asumido. En respuesta a ello, el gobierno designó como Presidente de la ORPA, la Oficina Reguladora de los Precios y Abastecimientos, al ingeniero Carlos Hevia, una importante figura de este partido. El Presidente, durante los años de su mandato, supo convocar y rodearse de personas preparadas para llevar adelante exitosamente su proyecto de gobierno, viviendo el país una etapa de tranquilidad social y de progreso, experiencia que, desgraciadamente, ha sido olvidada por otros que le han sucedido.

El 1 de junio de 1944 se celebraron elecciones generales, participando en las mismas las candidaturas de la Coalición Socialista Democrática, integrada por Carlos Saladrigas- Ramón Zaydín, y la del Partido Revolucionario Cubano (Auténtico) por Ramón Grau San Martín-Raúl de Cárdenas. En un proceso ordenado, honrado y con todas las garantías, obtuvo la victoria el doctor Ramón Grau San Martín, al pasarse el Partido Republicano del doctor Guillermo Alonso Pujol a sus filas, con el objetivo de, a última hora, compensar el radicalismo excesivo de algunos líderes auténticos, entre ellos, principalmente, el doctor Eduardo R. Chibás, que lo afectaba en la intención de votos. El traspaso de poderes se realizó en el más perfecto orden democrático.

Fulgencio Batista Zaldívar fue el primer Presidente elegido en elecciones generales democráticas, en correspondencia con la nueva Constitución de la República, después de la caída del gobierno del general Gerardo Machado. Su periodo presidencial se caracterizó por el logro de la convivencia pacífica entre los cubanos, y la realización de importantes obras, tanto materiales como sociales, que ayudaron al desarrollo del país, después del impasse de siete años de inestabilidad política y económica. Al restablecer el orden democrático, creó las bases para su continuidad. Los hechos demuestran que Batista no era el analfabeto político que han tratado de hacernos creer, sino alguien inteligente que hizo un buen gobierno durante este periodo presidencial. No se erigió ningún monumento o busto que lo recordara, aunque durante su periodo presidencial, la bandera del 4 de septiembre ondeaba junto a la cubana en los campamentos e instituciones militares.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s