Un Decreto que se las trae

El Decreto 349, relacionado con regulaciones sobre la difusión, exhibición y promoción de productos artísticos, ha creado gran preocupación entre los creadores. No es un problema de que “los enemigos” le hagan propaganda en contra, sino del peligro real que representa.

Este consiste en que, amparados en el mismo, las autoridades establezcan la censura, respondiendo lo que se autorice, más a los estrechos criterios políticos-ideológicos de los que valoren los productos artísticos, que al valor de ellos en sí.

El fenómeno no es nuevo y tiene, en nuestro país, su más cercano antecedente en el tristemente conocido “decenio gris”, donde los burócratas culturales del Consejo Nacional de Cultura aprobaban o desaprobaban las creaciones, más teniendo en cuenta la militancia o no de los creadores que sus obras.

El fenómeno ya se había producido antes en la hoy extinta URSS y demás países socialistas, cuando se persiguió y prohibió todo lo nuevo e innovador, escudados en la supuesta defensa de los socialmente conveniente. Tempo más atrás se había producido cuando, las denominadas “academias” rechazaron las obras de los impresionistas, cubistas, abstraccionistas y modernistas en la plástica y las nuevas tendencias en la música y en la danza.

O sea, la preocupación es totalmente válida.

Yo me pregunto, quiénes serán los “superfuncionarios de la cultura” escogidos para determinar lo bueno y lo malo y lo que debe autorizarse o prohibirse. No creo que existan. Hasta ahora, al igual que ha sucedido en el sector económico, solo conozco burócratas que cumplen estrictamente las órdenes del poder en defensa de sus intereses político-ideológicos, que no son precisamente los de la mayoría de los ciudadanos. Además, los cubanos tenemos por costumbre quedarnos cortos o pasarnos, sucediendo más lo segundo que lo primero.

Foto: Máscara. Obra de R. Monzó. La Habana

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Un Decreto que se las trae

  1. Rebeca Monzo dijo:

    Reblogueó esto en Por el ojo de la aguja.

  2. Gomez dijo:

    En Cuba ningun politico o economista sabe algo,todos son unas bandas de ineptos,solo falta mirar la asamblea nacional,todos estan de acuerdo todo,yo creo que estas idea de censura vienen directas de Raul o alguien muy cercano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s