Entre la solidaridad y el negocio

Por estos días, lo medios de comunicación oficialistas aburren con el caso de los médicos cubanos, que prestaban servicios en Brasil, y con el segundo aniversario del fallecimiento del “cubano mayor” (atleta mayor, médico mayor, pedagogo mayor, artista mayor, rumbero mayor, etc,etc,etc.). En ambos casos el “teque” es aberrante. Sin embargo, me referiré solo al primer caso, por ser el segundo intrascendente para la mayoría de los cubanos.

Si hacemos caso a la propaganda oficialista, el único responsable de lo sucedido es el recién electo presidente de Brasil, con sus declaraciones agresivas contra los médicos y por inmiscuirse en asuntos que no le competen, pues éstos cumplían una misión humanitaria y de solidaridad, atendiendo a los brasileños desposeídos. No se dice nada sobre el gran negocio económico que ellos representaban para el gobierno de la Isla.

Utilizando algunos datos disponibles por acá y en Brasil, se puede conformar el siguiente cuadro: 8500 médicos x 4 mil dólares mensuales por cada uno equivale a 34 millones de dólares mensuales, los que multiplicados por los 12 meses del año alcanzan la cifra de 408 millones de dólares.

A esta cifra debe restársele el 5%, que corresponde a la Organización Panamericana de la Salud, o sea 20 millones 400 mil dólares, quedando 387 millones 600 mil dólares.

A esta nueva cifra se le debe restar también la cantidad de 400 dólares mensuales por cada uno de los 8500 médicos, que es lo que el gobierno cubano les pagaba (200 en Brasil para gastos y 200 depositados en una cuenta en Cuba, a utilizar después de cumplir la misión), o sea 3 millones 400 mil dólares mensuales, los que multiplicados por los 12 meses del año equivalen a 40 millones 800 mil dólares.

Resumiendo: de los 408 millones de dólares que pagaba Brasil anualmente, 20 millones 400 mil iban para la Organización Panamericana de la Salud, 40 millones 800 mil para el pago a los médicos y el gobierno cubano se quedaba con 346 millones 800 mil dólares anuales. ¡Un negocio redondo!

En definitiva, los dos planteamientos principales del presidente Bolsonaro fueron: someter a los médicos a un examen, lo cual es una práctica común en la mayoría de los países que contratan profesionales extranjeros, y pagar los salarios directamente a los médicos. Este segundo planteamiento parece haber sido el verdadero detonante de la precipitada decisión de las autoridades cubanas de ordenar su retirada del programa “Más médicos”, el cual se hubiera podido aceptar pues, aún cuando los médicos cubanos recibieran sus salarios directamente, debido al injusto sistema tributario vigente en Cuba, estos tendrían que entregar al gobierno cubano el 50% de las ganancias superiores a los 2 mil dólares anuales. Es verdad que las autoridades no hubieran recibido los 34 millones de dólares mensuales, pero hubieran recibido 17 millones y, anualmente, descontando el 5% de la Organización Panamericana de la Salud (20 millones 400 mil dólares), hubieran recibido el 50% de lo cobrado por los médicos (193 millones 800 mil dólares). ¡Algo es más que nada!

No niego el derecho al “pataleo” de las autoridades cubanas por los millones de dólares que dejarán de recibir, pero hay que hablar claro sin tanta retórica humanística, que recuerda los argumentos de las “novelas jaboneras” de los años cuarenta y cincuenta, con llanto y melodrama en demasía. Tampoco niego que los médicos cubanos echen de menos a sus pacientes, pero parece que también echan de menos los 400 dólares mensuales que les pagaba el gobierno cubano por su trabajo en Brasil, muchos más que los 40-60 que reciben trabajando en Cuba, los cuales les permitían satisfacer algunas de sus acumuladas necesidades personales y familiares. ¡Hay que hablar claro!

Foto: Policlínico “19 de Abril”. Nuevo Vedado.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Entre la solidaridad y el negocio

  1. Gomez dijo:

    Los medicos cubanos estrañaran a sus pacientes,pero si Cuba fuera un pais donde los medicos ganaran lo que deben ganar,estoy seguro que ni la mitada hubiera viajado a Brasil,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s