Un compañero de viaje indeseado

Aunque está demostrado que el trabajo por cuenta propia, aún con limitaciones absurdas, impuestos excesivos y persecución estatal abierta o solapada, resuelve problemas que el Estado, con sus empresas obsoletas y deficientes servicios socialistas, ha sido incapaz de solucionar en sesenta años de ejercicio del poder absoluto, sigue siendo considerado como “un compañero de viaje indeseado”. Se obvia, además, que ha sido precisamente este sector privado el que ha dado trabajo a las 600,000 personas desplazadas del sector estatal, y que hoy es el principal generador de empleos. También constituye el sector más activo generador de las fuerzas productivas. En definitiva, el discurso va por un lado y la realidad por otra.

Desde hace meses permanece “congelada” la entrega de nuevas licencias, con el pretexto del estudio de su perfeccionamiento, para evitar ilegalidades por quienes lo practican. Esta preocupación sobre las ilegalidades, debería haberla practicado el Estado desde hace muchos años, sobre las múltiples ilegalidades que se cometen en sus centros productivos y de servicios. Pero, como es lógico, no se puede ser juez y parte al mismo tiempo. Ahora se aparecen con los nuevos Decretos-Leyes, Decretos y Resoluciones publicados en la Gaceta Oficial del 10 de julio de 2018, que imponen nuevas restricciones, elevan impuestos y complican con medidas más burocráticas el ejercicio del trabajo por cuenta propia.

El problema parece ser otro: los burócratas del aparato estatal (Ministerio del Trabajo y Seguridad Social, Ministerio de Finanzas y Precios, Ministerio de Comercio Interior, Instituto de la Vivienda, Instituto Nacional de Planificación Física, Oficina Nacional de Administración Tributaria y otros) ven el trabajo por cuenta propia como un competidor peligroso, al cual no pueden derrotar ni superar en buena lid, y se apresuran, para no perder sus privilegios, en derrotarlo con zancadillas y arbitrariedades.

Hace algún tiempo el periódico Juventud Rebelde publicó un artículo sobre los problemas con el llamado calzado profiláctico y ortopédico, el cual es producido en el país solo por dos empresas estatales, el denominado Centro Nacional de Ortopedia Técnica Cuba-RDA (tan obsoleto como su mismo nombre) y la Empresa Combell, el cual es rechazado por sus consumidores por su mala calidad y peor diseño, lo que asegura que sus almacenes estén llenos de productos ociosos, que no tienen salida en el mercado. Ante esta situación, muchos ciudadanos necesitados de este tipo de calzado, optan por acudir a los artesanos zapateros cuentapropistas, quienes los fabrican de mejor calidad y diseño, aunque a precios muy superiores a los estatales, pero sucede que estos tienen que producirlos de forma ilegal, pues sus licencias no amparan la fabricación de este tipo de calzado. Simplemente, uno más de los muchos absurdos existentes en ridículas licencias que limitan el quehacer de los oficios. Esto se repite con los carpinteros, electricistas, plomeros, albañiles y otros, que solo pueden ejecutar legalmente una pequeña parte del contenido de sus oficios, aquélla que al burócrata de turno se le ocurrió incluir.

Los malos ejemplos abundan:

El promocionado Mercado Mayorista Estatal (Mercobal), hasta ahora uno solo para todo el país, situado en Avenida 26 y Calle 35, Nuevo Vedado, Municipio Plaza, funciona únicamente para las cooperativas no agropecuarias asentadas en instalaciones arrendadas al Estado, previo contrato con los abastecedores estatales que les asignan los pedidos. En el también promocionado Comercio Digital, que solo funciona en el Mercado de 5ta y 42, municipio Playa, usted selecciona el producto y lo paga de forma digital y, para recogerlo, utilizando sus medios, debe esperar 72 horas. O sea, el pago es digital y la recogida es analógica.

¿Quiénes ganan con tantos absurdos?

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un compañero de viaje indeseado

  1. Gomez dijo:

    Lo mejor que se les puede ocurrir es detener lar licencias,no se les ocurre ser mas eficientes para ser mas competitivos,en otras palabras,comuinismo puro y salvaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s