Mucho ruido y pocas nueces

La nueva política hacia Cuba, dada a conocer por el Presidente norteamericano Donald Trump, en un acto más bufonesco que serio en Miami, y la Declaración del Gobierno Revolucionario en respuesta a la misma, constituyen “mucho ruido y pocas nueces”.

En el primer caso, la intervención de Trump estuvo más llena de retórica y de repetición de lugares comunes, con el objetivo de satisfacer al pequeño grupo de cubanoamericanos y de cubanos, que aún continúan congelados en los años de la Guerra Fría, y sueñan con una entrada triunfal en La Habana sobre los hombros del Tío Sam, algo que ni Trump ni ningún presidente norteamericano les facilitará, que de medidas concretas contra el Gobierno cubano. Si se elimina la hojarasca, aparte de derogar la anterior directiva presidencial y firmar la nueva (puro juego de palabras), las únicas son: eliminar los viajes pueblo a pueblo individual e impedir los negocios de compañías estadounidenses con empresas vinculadas a la Fuerzas Armadas Revolucionarias y los servicios de inteligencia y seguridad. Todo lo restante, establecido por Obama, se mantiene.

En el segundo caso, igualmente, abunda la retórica revolucionaria que viene repitiéndose desde hace más de medio siglo y, cuidadosamente, se “reitera la voluntad de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés mutuo, así como la negociación de los asuntos bilaterales pendientes con el Gobierno de las Estados Unidos”. Todo el resto del largo documento puede obviarse.

Parece como si ambos presidentes se hubieran puesto de acuerdo para tranquilizar a sus adeptos, mientras, “en silencio ha tenido que ser”, posiblemente continúen conversando e intercambiando, como sucedió en la época de Obama. Ni Trump está tan loco como parece, ni Cuba está en condiciones de nuevos “enfrentamientos heroicos”. Demos tiempo al tiempo.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mucho ruido y pocas nueces

  1. junetruth dijo:

    Mucha razón tiene

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s