Mucho más que fuerzas menores

A las instituciones y organismos gubernamentales cubanos, acostumbrados desde hace más de medio siglo, a ejercer el poder desde “posiciones patriarcales” y mediante el “ordeno y mando”, les es muy difícil entender y aceptar que los ciudadanos puedan tener necesidades y exigencias, que escapan de sus rígidas previsiones y planes. Para ellos, todo debe funcionar según sus criterios dogmáticos, y nadie debe salirse del “cuartón” que le corresponde dentro de una sociedad rígida, donde no existe espacio para la materialización de los deseos personales: los ciudadanos son simplemente piezas menores de un gigantesco mecanismo.

Sin embargo, esta concepción absurda, con el paso del tiempo, ha comenzado a ser cuestionada por los que han sido sus víctimas y hoy, ante la muestra de tantas arbitrariedades, negaciones y abusos, ha salido a relucir la incompetencia e indolencia de los mismos y de muchos de quienes los integran.

El caos del transporte público, la degradación de los servicios y la situación de la vivienda, sumido a la baja productividad, pobre producción, pésima calidad de lo poco que se produce, salarios y jubilaciones de miseria y otros muchos problemas no resueltos, no puede ocultarse tras una retórica triunfalista y patriotera, ajena totalmente de la realidad.

Hoy los ciudadanos exigen respuestas y soluciones a los problemas que plantean y no aceptan evasivas, “consejos paternalistas” ni justificaciones burocráticas. El caso es que ni las instituciones ni los organismos gubernamentales están preparados para ello, y pretenden continuar actuando como siempre lo han hecho, sin tener en cuenta que han sido superados por la cambiante realidad.

Ni el denominado “poder popular”, que teóricamente debiera ser el más cercano a los ciudadanos, escapa de ello, y constituye un gran ejemplo de incompetencia generalizada, dando palos de ciego las pocas veces que decide salir de su profundo letargo burocrático pues, en la práctica, ni es poder ni es popular, sino una marioneta más en manos del todopoderoso Estado totalitario.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s