Ciudad invadida

La falta de higiene se ha consolidado en la ciudad: calles y aceras en mal estado y sucias, desperdicios por doquier, aguas albañales como arroyos nauseabundos, pisos y paredes mugrientos en los establecimientos estatales, contaminación ambiental generalizada y hasta animales muertos descomponiéndose en plazas y solares, a pleno sol y ante la indolencia de los transeúntes y de las autoridades. La Habana de nuestros días no tiene nada que ver con la de la República: ha perdido toda la limpieza e higiene que la caracterizaban, orgullo de los habaneros y admiración de quienes la visitaban.

Podrán las autoridades echarle la culpa a numerosos factores, pero el fundamental ha sido su incapacidad para organizar y hacer funcionar un sistema de limpieza efectivo. Ante el caos y la ineficiencia prolongada, se perdió la disciplina social y hoy todos contribuyen, con su irresponsabilidad ciudadana, a hacer más sucia la denominada “capital de todos los cubanos”, algo que no sucede en otras ciudades y pueblos del país, donde no se ha perdido el sentido de pertenencia al lugar donde se nació. Para desgracia de La Habana, la mayoría de los nacidos en ella, los habaneros originales, la abandonaron, y su lugar fue ocupado por emigrados de otras provincias, sin ningún vínculo afectivo con ella, convirtiéndose en una ciudad invadida, con todos los males que tal situación conlleva. En ella hacían y hacen lo que en sus lugares de origen no se atreven a hacer.

La Habana de “los aseres, ecobios, moninas, tíos y tías, titis, tembas, socios y similares, no es mi ciudad.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ciudad invadida

  1. Octavio López dijo:

    La Habana de “los aseres, ecobios, moninas, tíos y tías, titis, tembas, socios y similares, no es mi ciudad, y la Cuba donde se encuentra esa Habana no es mi país. La reconstrucción-restauración de la nación cubana y su sociedad llevará varias generaciones, si es que su deterioro no es ya irreversible.

  2. jose dijo:

    soy nacido y criado en la Habana del barrio del Cerro,realmente me duele y me da pena el estado calamitoso en que se encuentra la ciudad,se ha ido deteriorando sistematicamente durante las ultimas 5 decadas, los derrumbes,la falta de hygiene,los baches etc etc…. y la cultura del barracon y la chancleta que se ha ido imponiendo inexorablemente,veo muy dificil una recuperacion material y mas aun una recuperacion social ,este es uno de los nefastos legados que nos dejan Castro y su pandilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s