Represión en lugar de solución

El tema de hoy entre los habaneros no es sólo el del intenso calor y “lo malo que está la cosa”, sino también el comienzo de la persecución y represión contra los transportistas particulares de pasajeros, que han elevado sus precios.

Ante la insuficiencia de transporte público, desde hace bastante tiempo, los denominados “boteros” han sido efectivos en la transportación ciudadana, ayudando a paliar el problema. Teniendo que asumir todo lo referente a sus vehículos, desde el caro combustible, las inexistentes piezas de repuesto y las reparaciones, más los elevados impuestos que deben pagar, han elevado sus precios.

La respuesta del Consejo de la Administración Pública del Poder Popular de la ciudad, remedo involucionado e ineficiente de la desaparecida Alcaldía, ha respondido con controles, sanciones y retiro de licencias a quienes violen los precios anteriores, las cuales han comenzado a aplicarse desde la mañana de este lunes.

Los dirigentes cubanos deberían explicar a los ciudadanos, por qué destruyeron sistemas de transporte público que funcionaban eficientemente a bajos precios antes de enero de 1959, y en cincuenta y ocho años no han sido capaces de crear uno solo que sirva.

Reprimir a quienes ayudan a transportar a los ciudadanos, ante la incapacidad estatal, no es una buena decisión, ya que si éstos dejan de hacerlo, la situación se volverá caótica y puede que hasta violenta: la necesidad de trasladarse de un lugar a otro existe desde los albores de la humanidad, y no es con decretos ni imposiciones que se resuelve, sino con un transporte público eficiente y suficiente.

.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Represión en lugar de solución

  1. jose dijo:

    era de esperarse,los platos rotos siempre lo pagan los cubanos de a pie y los que tratan de salir adelante con sus negocios,a los castro y a su corte les molesta e irrita que la gente prospere pues de esa forma se independizan un poco de ellos , hacen todo lo possible por mantener al pueblo en la sosobra y la necesidad y de esta manera los pueden controlar mas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s