Un antes y un después

Los periodistas oficialistas y los funcionarios del gobierno cubano, todos a coro, con tal de demostrar que la BNG de Guantánamo es ilegal, la han emprendido contra los presidentes y gobiernos cubanos existentes en 1903 y 1934, años en que se firmó y ratificó, respectivamente, el status de la instalación. Se habla de entreguismo, sometimiento y otras acusaciones contra hechos, instituciones y personas que pertenecen a la historia y que ya han dejado de existir físicamente.

Sin embargo, ninguno pronunció una sola palabra en contra de la instalación, a espaldas del pueblo cubano y sin la aprobación de éste, de cohetes nucleares soviéticos en el territorio nacional en 1962. Tampoco, sobre la instalación de la Base de Espionaje Radioelectrónico “Lourdes” ni el despliegue de una unidad de combate motorizada soviética, también sin la aprobación del pueblo cubano. En estos casos, con un gobierno aún en el ejercicio del poder y con sus responsables físicamente presentes. ¿Cobardía u oportunismo político? Tan preocupadas como están las autoridades cubanas y sus servidores por la defensa de la independencia y soberanía nacionales, deberían responder ante los ciudadanos por estos actos cometidos en contra de ellas.

Exigirle al Presidente Obama, como se ha hecho de moda, que pida perdón por cosas que no hizo y, por lo tanto, que no son de su responsabilidad, es muy cómodo. ¿Por qué no exigirles a las autoridades cubanas, que si son las responsables, porque son las mismas desde hace 57 años, que pidan perdón a los cubanos por tantos años de sufrimientos, errores, arbitrariedades, prohibiciones, imposiciones y represiones?

No hay dudas que el impacto de la visita de Obama en los cubanos ha sido profundo y, más aún, su discurso en el Teatro “Alicia Alonso” parece haber llenado de preocupaciones a las autoridades cubanas y a sus adeptos más recalcitrantes.

Tratando de restar importancia a lo expresado por el presidente norteamericano, han ordenado la publicación de artículos panfletarios como: “Lo que dice y no dice Obama”, “La sonrisa de Obama”, “Una carta a Obama sin respuesta”, “¿Obama “el bueno”?”, “Una apuesta equivocada”, el ofensivo e irrespetuoso “Negro, ¿tú eres sueco?” y, como colofón, el insulso “El hermano Obama”, que no convencen a nadie ni disminuyen la importancia de sus palabras. Todos repiten (¿será casualidad o un guión previamente entregado?) los mismos hechos y argumentos en contra de los Estados Unidos, pero olvidan la historia del gobierno cubano: represión política, económica, religiosa, social, sexual y cultural, prohibición de viajar al extranjero y de comprar y vender la vivienda y los vehículos, organización y sostenimiento de focos guerrilleros en muchos países de América Latina y de África, participación en guerras ajenas con pérdidas de vidas de cubanos, hundimiento del remolcador “13 de marzo”, fusilamientos sumarios sin las debidas garantías judiciales, actos vandálicos de repudio, golpizas y otros excesos..

Sin lugar a dudas, no es más que una muestra del “pataleo de los perdedores”. Aunque se nieguen a reconocerlo, existe un antes y un después del viaje de Obama.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un antes y un después

  1. David de Miami dijo:

    De verdad que siempre das en el clavo, este análisis es perfecto al igual que todos los demas.
    algún día esta pesadilla kafkiana será un asunto del pasado.

  2. jose dijo:

    la visita de Obama y el concierto de rollings stones deben de haber puesto freneticos a los Castro y su sequito,creo que se les fue de las manos,aunque yo no me hago muchas expectativas con el restablecimiento de las relaciones,como siempre el Consejo de Ancianos tratara de mantener el control y el pueblo solo recibira unas migajas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s