Un artista “privilegiado”

Personalmente no tengo nada en contra del artista de la plástica conocido como “Kcho”, ni sobre los valores o no de su obra, tarea que dejo a los especialistas, independientemente de que sus repetidos botecitos y remos me resultan totalmente indiferentes.

El motivo de estas líneas radica en que “Kcho” parece haberse convertido en el “artista preferido del reino”: cuadros suyos, instalaciones y otras obras se obsequian regularmente a personalidades extranjeras y nacionales por las autoridades, como si no existieran otros artistas plásticos nacionales, cuyas obras no merecieran este tratamiento especial.

Lo justo sería que estos “obsequios oficiales” se escogieran entre propuestas presentadas al efecto por diferentes creadores, o mediante el resultado de concursos convocados para ello, en este último caso, si se dispusiera del tiempo necesario y no fuera una decisión de última hora.

De todas formas, resulta preocupante que, ante este método discriminatorio para con el resto de los artistas de la plástica, ni los afectados, ni la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), de la cual forman parte, ni su sindicato, ni el Ministerio de Cultura, se pronuncien al respecto.

Por lo que está sucediendo desde hace tiempo, pareciera que lo único importante que se hace en Cuba en las artes plásticas, y cumple con los requisitos para ser obsequiado de manera oficial por las autoridades, corresponde a “Kcho”, cuando la realidad es totalmente otra.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un artista “privilegiado”

  1. Yahima dijo:

    Kcho es un oportunista. Siempre lo ha sido y no es el único artista que hace lo mismo. Fuster es otro ejemplo, y así hay cientos. Por eso Cuba no sale del hueco. Es como una maldición, ya no hay gente valiente.

  2. Fernando Gelabert. dijo:

    Estimado, estoy muy de acuerdo con su comentario sobre Kcho , pero con un poco de conocimiento de causa , le añadirìa que tengo recogidos los comentarios de muchos entendidos en la materia y la verdad es que no entendemos como pudo llegar hasta donde llegò (independientemente de su conocida tracatanerìa , porque en el mundo de las artes no basta con los apoyos, es imprescindible tener dominio del arte no reiterativo , del arte de verdad y con ese don n o lo privilegiò la naturaleza. Sin dudas, estamos una vez mas ante el cuento del traje del emperador. Tuve en mi casa, en Chile, un cuadro de Kcho que fue enviado desde Cuba para venderlo y…. fue devuelto porque cuando lo vieron de cerca se dieron cuenta de lo que realmente habìa , tremenda m. Ni siquiera tiene valor decorativo y cuando eso es asi, el tiempo se encargarà de hacer justicia artìstica. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s