Una política difícil de entender

Entre las exigencias que el gobierno cubano plantea al norteamericano, para regular las relaciones, levanta suspicacias la relacionada con la derogación de la Ley de Ajuste Cubano y la eliminación de la política de pies secos, pies mojados y del trato preferencial a los profesionales que abandonan el país.

La reciente estampida a través de Ecuador, y la llegada de los emigrantes masivamente a Costa Rica, pretendió ser utilizada, con la ayuda del gobierno de Nicaragua impidiéndoles el paso por su territorio, para presionar al gobierno de los Estados Unidos. La situación se complicó con el arribo de cientos de emigrantes a Panamá y con el anuncio, por las autoridades norteamericanas, de que ni la Ley ni la política sufrirían modificaciones. El gobierno cubano no ha desistido de sus intenciones y, presionando a otros gobiernos de la región, ha logrado impedir que autorizaran el paso hacia los Estados Unidos, meta final de los emigrantes.

Se ha creado una tensa situación, tanto en Costa Rica como en Panamá, donde actualmente se encuentran varados más de seis mil cubanos, y las autoridades de la Isla actúan como si no fuera un problema que les compete directamente, y del cual son las principales responsables. El viaje a Cuba del presidente de Costa Rica, aunque enmascarado en objetivos económicos y políticos, es para tratar de encontrarle una solución al problema, la cual no comprenderá el regreso de éstos al país, donde ya no poseen nada, ni al cual desean regresar, algo que ya han expresado reiteradamente.. Este es tal vez, el aspecto más dramático del problema.

Sin embargo, analizado fríamente, el principal beneficiado de esta emigración es precisamente el gobierno cubano: elimina presión social con la salida del país de estos ciudadanos, a quienes no les interesa el proyecto socialista y, a la vez, al existir más emigrantes cubanos asentados en los Estados Unidos, aumenta el número de las remesas que éstos envían a sus familiares, las cuales, al final, van a parar a las manos del Estado. En realidad, doble ganancia, a pesar de la pérdida de los dólares que enviaban algunos profesionales de la salud alquilados, ahora convertidos en emigrantes.

Muchas veces, la política de las autoridades de la Isla es bastante difícil de entender.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s