Indemnizar es importante

En Cuba, a diferencia de en otros países, los servicios públicos están totalmente centralizados por el Estado, a través de sus diferentes empresas de electricidad, gas, teléfonos, acueducto y alcantarillado, comunales y otras. Al ser partes del mismo, se consideran intocables y hacen y deshacen a su libre albedrío, sin tener en cuenta las afectaciones que producen a los ciudadanos y a los negocias, tanto estatales como particulares. Así, conectan y desconectan la energía eléctrica según sus intereses. Igual sucede con el servicio de gas, el telefónico y el de agua potable. Además, para hacer sus mantenimientos y reparaciones, rompen calles y aceras, interrumpen el tránsito y crean múltiples molestias. Las reparaciones de lo destruido, tardan en ejecutarse y, por lo general, son de mala calidad. Todas estas acciones causan pérdidas económicas a los negocios de todo tipo, de las cuales nadie responde.

Sería saludable que estas afectaciones, cuando no sean causadas por fenómenos naturales, fueran indemnizadas económicamente por las empresas causantes de las mismas, entregando a los afectados un monto por los daños infligidos: a una fábrica o a un comercio el valor de lo que dejó de producir o vender.

Esto, además de ser lo justo, obligaría a estas empresas a ser más eficientes en su trabajo. Es de suponer que, donde actualmente se utilizan 10 ó 12 horas para reparar una avería, con una brigada donde son pocos los que trabajan y más los que conversan o descansan, si tuvieran que indemnizar, se verían obligadas a realizar los trabajos en menor tiempo y con solo el personal mínimo necesario. Además, el resultado de los trabajos sería de mejor calidad, pues ejecutarlos sin ella afectaría económicamente a las empresas.

Es un tema para pensar, aunque personalmente considero que muchos de estos servicios pudieran ser prestados, con menor costo, mayor calidad, menor tiempo y más eficiencia, por empresas privadas contratadas para ello, práctica generalizada con magníficos resultados en muchos países.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Indemnizar es importante

  1. delarosa dijo:

    Usted lo ha dicho,empresas privadas,pero quien le pone el cascabel al gato,este gobierno no quiere reconocer la efectividad del sector privado,hace unos días después de mi jornada laboral,(8am)en camino a casa me llamo la atención como tre hombres tiraban una nueva acera,con un pequeño cilindro,un rastrillo,y el camión con la piedra asfaltada,el camión tenia una especie de brazo de buldoza y era dirigido por el chófer con un mando a distancia colgado en el cuello,,al día siguiente quise ver el resultado,no parecía que en el lugar hubieran habido hombres trabajando,todo limpio como si no hubiera pasado nada.Todo hecho por una compañía privada que contrata el municipio.vivo en Suecia.

  2. Pingback: Indemnizar es importante | Envios a Cuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s