Un logro poco convincente

Ante el incumplimiento por muchos países, de los objetivos económicos y sociales a alcanzar en el año 2015, planteados por la ONU en el año 2000, el gobierno cubano ha desatado su “campaña de turno”, presentándose como ejemplo de cumplidor, “a pesar del criminal bloqueo”.

Vayamos por partes: no es lo mismo alcanzar los objetivos en un país de diez millones de habitantes, que en uno de cuarenta, cien, trescientos, mil y más, porque en éstos las necesidades y los costos para solucionarlas son inmensamente superiores. Además, y es algo que no se dice, a finales de la década de los años cincuenta del siglo pasado, Cuba presentaba indicadores económicos, de salud, educativos, de seguridad social y otros muchos, muy superiores a la mayoría de los de los países de América Latina, Asia y África y, en algunos rubros, también de algunos países europeos. Sólo hay que revisar las estadísticas correspondientes.

Por lo tanto, con muchos menos esfuerzos y gastos que los gobiernos de otros países, el cubano pudo lograr estos resultados: durante la República se habían echado las bases necesarias y se había producido el desarrollo que, a partir de enero de 1959, fue continuado, aunque con abundantes errores y retrocesos que, de no haberse cometido, hubieran permitido al país tener una mejor situación económica y social actualmente.

Es verdad que, al menos estadísticamente, se alcanzaron los objetivos, pero el fondo habitacional está en crisis y miles de cubanos viven en condiciones deplorables, la falta de higiene pública y las epidemias campean por sus respetos, los servicios de salud y educacionales no son tan buenos como se dice y dejan mucho que desear, principalmente para los ciudadanos de a pie, las calles y las aceras están rotas, los servicios de agua potable y de alcantarillado, en muchos lugares, están colapsados, el transporte público es pésimo, los salarios son insuficientes para cubrir las necesidades mínimas, el acceso a la información está restringido y, la que se permite, está manipulada ideológicamente. La lista de necesidades no satisfechas pudiera ser interminable.

En este caso sucede algo similar a cuando La Habana fue declarada Ciudad Maravilla del mundo: ¿A quién le importó?

__________ Información de ESET NOD32 Antivirus, versión de la base de firmas de virus 10424 (20140916) __________

ESET NOD32 Antivirus ha comprobado este mensaje.

http://www.eset.com

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un logro poco convincente

  1. Wilken Fernández dijo:

    Y los niveles de derechos humanos ¿se cumplieron?

  2. delarosa dijo:

    Usted lo dijo,estadisticamente,estadisticas que nadie controla ni se saben como las hacen,y en los salarios los mas afectados son los jubilados,muchos reciben solo 200 pesos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s