Adiós a “la sala oscura”

El tema de las salas de cine y de su pérdida en la ciudad de La Habana, lo he tratado en diferentes posts y artículos. Ahora lo retomo, motivado por un reportaje sobre su situación actual en el país, aparecido en el periódico “Granma”, aunque en estas líneas sólo me detendre en lo referente a la capital.

Según la funcionaria entrevistada, al frente de la Dirección Provincial de Cine en La Habana, “la ciudad llegó a tener 159 cines, de los cuales quedan 42, 13 de los cuales permanecen abiertos y 29 cerrados. 8 de los abiertos tienen problemas constructivos y los 29 cerrados serán traspasados a instituciones culturales, porque no se van a utilizar como salas de cine”. “Por política del Ministerio de Cultura -según la funcionaria- quedarán solamente 13 cines”.

El vía crucis de los cines comenzó cuando fueron expropiados a sus dueños y pasaron a ser administrados por el Instituto del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic), el cual, aunque trató de mantenerlos en buenas condiciones, no disponía de todos los recursos para ello. Sin embargo, el golpe demoledor sobrevino cuando, en 1976, pasaron a ser administrados por los Órganos del Poder Popular. Baste decir que en 1980 se realizó el último plan quinquenal destinado a su mantenimiento y construcción, hace ya la friolera de 35 años. A partir de ese momento, la desidia se apoderó de ellos, condenándolos a su rápida desaparición.

Resulta ridícula la exigua cifra de 13 salas de cine para una ciudad que tiene más de dos millones de habitantes y, más aún, que el Ministerio de Cultura se abrogue el derecho de decidir que en la ciudad existan sólo estas salas, decisión burocrática tomada, como ya es habitual, sin contar con la opinión de los ciudadanos afectados.

Ahora, según la funcionaria, el Icaic se ocupa de los cines del llamado Proyecto 23 (12 y 23, Chaplin, Riviera, Yara, La Rampa y el multicine Infanta) y el Poder Popular de los restantes, éste último con un presupuesto de 313,100 pesos MN para su reparación y mantenimientos, los cuales resultan insuficientes. De ellos, el Riviera, del Proyecto 23, se encuentra cerrado por reparación, y el Acapulco, del Poder Popular, por problemas técnicos, según dice un cartel colocado en su taquilla desde hace tiempo.

Todo parece indicar que la época dorada en que abundaban los cines en la ciudad, y hasta en sus barrios y repartos más alejados del centro, pasó a mejor vida. ¡A buscar las películas en la TV, el “paquete” semanal o los DVD de los cuentapropistas, y olvidarse de “la sala oscura” y de lo que ella representó para muchas generaciones de cubanos!

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Adiós a “la sala oscura”

  1. Pingback: La Habana: De 159 cines que había solo quedan 42, de estos 29 están cerrados - Cubanos por el Mundo

  2. jose dijo:

    desafortunadamente los cines en la Habana estan en proceso de extinction,yo vivia en el Cerro y recuerdo aquellos cines de barrio como El Principal, Maravillas,Edison ,Coloso y Mexico, supongo que ya ninguno existe,este es otro de los tantos legados nefastos de la Revolucion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s