Intransigencia a toda costa

Cuando se analiza un fenómeno, un hecho histórico o cualquier asunto importante, este análisis debe realizarse valorando objetivamente todos sus componentes, tanto internos como externos, sin posicionamientos a priori, teniendo en cuenta lo positivo o negativo de los mismos.

Ayer se cumplió un nuevo aniversario de lo acaecido en los Mangos de Baraguá el 15 de marzo de 1878.

La Protesta de Baraguá, escenificada por el general Antonio Maceo y otros generales y oficiales del Ejército Libertador, como respuesta al Pacto del Zanjón, ha quedado recogida por la historia como símbolo de intransigencia para los cubanos. El gesto viril de Maceo y de sus acompañantes merece el mayor respeto, independientemente de que no se correspondía con la situación real de la contienda donde, a excepción de en las jurisdicciones de Santiago de Cuba y de Guantánamo, ésta había decaído, principalmente debido al agotamiento de las fuerzas mambisas y a las divisiones existentes dentro del Ejército Libertador, y entre éste y el Gobierno en Armas. Además, las fuerzas de Camagüey y de Las Villas, así como las de Bayamo, más el general Máximo Gómez y otros importantes jefes militares, habían aceptado el Pacto y, desde el mes de febrero, tampoco existían el Poder Ejecutivo ni la Cámara insurrectos. Como resultado de la Protesta, el general Vicente García quedó al frente del distrito formado por Las Tunas y Holguín, y Maceo de las zonas de Santiago de Cuba y Guantánamo.

Rotas las hostilidades el 23 de marzo, éstas fracasaron y Antonio Maceo tuvo que deponer las armas y, junto con su familia, partir para Jamaica el 9 de mayo (55 días después de Baraguá) en el cañonero “Fernando el Católico”, que puso a su disposición el general en jefe español Arsenio Martínez Campos. El 28 de mayo (74 días después de Baraguá), los protestantes de Baraguá deponían las armas y aceptaban el Pacto del Zanjón. Sólo Limbano Sánchez en Oriente y el brigadier Ramón Leocadio Bonachea en zonas de Camagüey y Las Villas, éste último durante 11 meses, prolongaron la resistencia, pero sus esfuerzos fueron inútiles: la Guerra de los Diez Años había terminado.

Estos resultados adversos no restan méritos a los protestantes de Baraguá, pero los días y meses posteriores demostraron que se habían equivocado en su apreciación de la situación y en lo que debía hacerse: antepusieron sus deseos libertarios a lo que aconsejaba la razón. Aquí, los denominados despectivamente “zanjoneros” (por haber aceptado el Pacto), entre los que se encontraban el general Máximo Gómez y otros importantes jefes militares, confirmaron haber tenido mayor capacidad de análisis

Desgraciadamente, esto no es lo que se dice y publica cuando se recuerda a Baraguá. Hacerlo, tal vez nos ayudaría a enfrentar más inteligentemente las diferentes situaciones que se presentan hoy día, en un mundo complejo y cambiante. La intransigencia a toda costa, como demuestra la historia, no siempre es la mejor opción. Es bueno recordar que “la tierra del nunca jamás” sólo existe en los cuentos infantiles.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Intransigencia a toda costa

  1. Dato curioso. Mi bisabuelo, Pancho Delgado, luchó de voluntario a favor de su raza contra la insurrección en la isla de Cuba. Comenzada la Guerra de Independencia, vino a Tampa con sus hijos (todos mis tíos abuelos hablaban Inglés) a esperar el desenlace de ésta. Una vez terminada contienda, regresó a Cuba en calidad de ciudadano norteamericano y le devolvieron todas sus tierras. Sus hijos volvieron a EEUU, viejos ya, después de las confiscaciones castristas.

    Nadie sabe las vueltas que puede dar la vida.

    http://www.gate.net/~joachim/

    Mes oeuvres ne sont diffusés que par le bouche à oreille.

  2. Rolo dijo:

    Una lección de historia más, esa que no se ha dado nunca en escuelas y que espero ver que algún día den.
    Fantástico, a mis años, pues no conocía el dato, claro tampoco soy un erudito en el tema, solo como conocimiento general lo desconocía, sin duda algo tan importante.
    Siga deleitándonos e ilustrándonos por favor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s