La ley del embudo

Después del diecisiete de diciembre y del primer contacto de trabajo entre las delegaciones de los gobiernos de Cuba y de los Estados Unidos, para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la solución de otras cuestiones que afectan a los dos gobiernos, las autoridades cubanas han planteado el hecho como si fuera una victoria, resultante “de casi medio siglo de heroica lucha y fidelidad a los principios del pueblo cubano… gracias a la nueva época que vive nuestra región, y al sólido y valiente reclamo de los gobiernos y pueblos de la CELAC”. Otra vez aparece el falso triunfalismo que tantos dolores de cabeza nos ha dado.

Se obvia la valiente decisión del presidente de los Estados Unidos y las medidas que, sin que el gobierno cubano aún haya dado nada a cambio, está tomando, a pesar de las críticas de sectores demócratas y republicanos.

Las autoridades cubanas, sabedoras de que sólo cuentan con dos años (el tiempo que le resta en el poder al actual presidente norteamericano) para obtener algo, en lugar de facilitarle su gestión, se la complican con exigencias absurdas y fuera de contexto, mezclándolas con las que pudieran ser aceptadas. Así aparecen, junto al cese del bloqueo (embargo), la autorización de viajes individuales de norteamericanos, la obtención de créditos, la eliminación del país de la lista de promotores del terrorismo, la adquisición de equipos y tecnologías y las relaciones de importación-exportación, todo lo cual es justo y responde a buenas relaciones entre países vecinos, la devolución de la Base Naval de Guantánamo, el cese de las trasmisiones radiales y televisivas de Radio y TV Martí y una compensación por los daños humanos y económicos causados, así como no pedirle al gobierno cubano nada a cambio, algo que será muy difícil que algún gobierno norteamericano lo acepte. Es la clásica “ley del embudo”: la parte ancha para mí y la estrecha para los demás.

Estas exigencias descabelladas hacen pensar que a las autoridades cubanas sólo les interesa ganar tiempo, dilatando la solución del diferendo, sin atreverse a cerrar el juego, por lo que pueda suceder. Es un problema de adicción enfermiza al poder, creyéndose designadas por los dioses para ejercerlo eternamente, sin interesarles para nada el pueblo cubano. Después de hundir al país y llevarlo a la miseria, aún se consideran sus salvadoras y, lo peor, pretenden que los ciudadanos lo aceptemos.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La ley del embudo

  1. Concho Frias Milan dijo:

    Se espera pragmaticamente que el afinciamiento a las viejas y sobreusadas metas por parte de la oligarquia gubernamental cubana sea solo algo que se hace para el consumo interno y para los funcionarios que aun crean en ellas. Tratan tambien de mentirse a si mismos, una vez mas, de exculparse y de pretender que siempre han tenido fuerza moral y dignidad. La idea es negociar, o parecer negociar, desde una posicion de fuerza. No quieren mostar que al fin y al cabo van a tener que dar su brazo a torcer como resultado normal de esta clase de negociasion. Un intercambio de espias o la excarcelacion de cuatro gatos disidentes es solo un inicio. Raul Castro sabe que tiene como posibilidad mas probable los dos anos que le resta a Obama para alibiar la situacion cubana y mantene al sistema en el poder. Ya los republicanos aqui obtuvieron mayoria en ambas camaras del congreso. Un president republicano en el 2016 seria desastroso para un acercamiento Cuba/USA. Espero pronto ver senales de parte del gobierno de Cuba de ceder en sus dogmas .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s