El extremismo sobre la mesa

En la segunda página del periódico Granma, correspondiente a hoy viernes 7 de noviembre, aparece un artículo del periodista Pedro de la Hoz, ahora también uno de los vicepresidentes de la UNEAC, donde, haciendo honor a su apellido, arremete contra la celebración por estos días en La Habana de un evento de cheerleading (porristas), la celebración de Halloween en algunos centros de recreación con la participación de jóvenes disfrazados y hasta la utilización de prendas con la bandera norteamericana. El personaje, reconocido cruzado ideológico a la usanza estalinista, pone el grito en el cielo y habla de banalidad, sexismo y tontería sentimental, así como plantea su derecho a exponer sus argumentos y juicios en contra de los que no opinan como él.

Todo correcto: cada quien puede pensar como le de la gana y defender sus opiniones, algo que no es una práctica muy usual en Cuba, donde los medios de comunicación sólo publican las de los personajes vinculados al régimen, del cual él en cuestión constituye un ejemplo.

Me llama la atención que de la Hoz, tan preocupado por las influencias ajenas, aunque reconoce que vivimos en una aldea global, nunca haya defendido las tradiciones cubanas relacionadas con la Semana Santa, la Nochebuena, la Navidad, la despedida del viejo año y el recibimiento del nuevo (sin adiciones ideológicas coyunturales) y, en el caso de La Habana, la celebración del Carnaval, que se ha perdido totalmente y no tiene nada que ver con el engendro actual de borrachera y comidas, sólo por nombrar algunas.

No creo que celebrar el Halloween, practicar el cheerleading, ponerse una camiseta o un short con las barras y las estrellas o hasta celebrar el Día de Acción de Gracias atente contra la identidad nacional. Contra la identidad nacional atenta el olvido de nuestras tradiciones y costumbres, la indisciplina social, las faltas de respeto, las groserías en el lenguaje, el marginalismo generalizado, la violencia callejera, la corrupción, la doble moral, el oportunismo y otros muchos males.

Esperemos que el artículo de marras no desate ninguna nueva cacería de brujas.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El extremismo sobre la mesa

  1. Dearthur dijo:

    Muy bueno el artículo. Menos mal que existe la prensa alternativa para que esos de La Hoces no queden impunes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s