Una simple preocupación (2)

Fotos Rebeca

Después de años sin mantenimientos, abandonado a su suerte y en total estado de deterioro, al fin las autoridades se han decidido a rescatar -palabra de moda- el edificio conocido como La Manzana de Gómez, terminado de construir por la familia Gómez Mena en el año 1917, que ocupa el espacio comprendido entre las calles Zulueta, San Rafael, Monserrate y Neptuno. Según lo informado será convertido en un hotel y, precisamente ahí es donde surge mi preocupación, debido a que este proyecto constructivo no responde directamente a la Oficina del Historiador de la Ciudad, quien es el único que se ha preocupado por respetar la identidad de la ciudad y de sus edificaciones.

Para comenzar, se anuncia que se llamará Gran Hotel Manzana, eliminándole lo de Gómez, en ese afán absurdo de querer borrar a toda costa el pasado republicano. Este hecho no me preocupa mucho, pues estoy convencido de que los habaneros lo llamaremos Gran Hotel Manzana de Gómez, tal y como ha sucedido con otros muchos nombres que se han querido cambiar y, sin embargo, se mantienen, porque las tradiciones son más fuertes que el voluntarismo, las órdenes y los decretos.

Lo que sí me preocupa es que en el piso de granito de los portales del inmueble, se encuentran sembrados los diferentes logotipos de los comercios originales que lo ocupaban, así como los del propio edificio -algunos de los cuales reproduzco- y sería un grave error destruirlos, pues forman parte de la identidad de la Ciudad de La Habana, para construir un piso moderno, como ya sucedió con los del vecino Hotel Plaza, donde los pisos de cerámica que no resbalaban, fueron sustituidos por unos modernos, que parecen diseñados más para patinar que para caminar sobre ellos. Otra experiencia negativa fue la sustitución de los pisos originales donde se edificó el también cercano Hotel Parque Central y la destrucción de las hermosas aceras de granito blanco y verde de la calle San Rafael. Todas constituyen perdidas irreparables, debido a la irresponsabilidad e incultura de las autoridades y a la indolencia ciudadana.

Si resulta imposible reparar y pulir el piso original, debido a su estado de deterioro, al menos deberían salvarse los logotipos e incluirlos en el piso nuevo que se construya, pues constituirían un detalle original que le daría mayor valor. Sería conveniente que el Historiador de la Ciudad y otras personalidades tomaran a tiempo cartas en este asunto. No debemos seguir permitiendo pasivamente que nos destruyan nuestra ciudad y le borren su memoria histórica.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Una simple preocupación (2)

  1. Más que “una simple preocupación” yo le llamaría una genuina preocupación ya que usted describe muy bien la misma. Actualmente existen técnicas de reparación, limpieza, pulido y diamantización de esos pisos de “granito” originales sin desmerecer a los mismos. Es una lástima que no se respete la originalidad de cuando fueron diseñados.
    Le cuento, en la Ciudad de Santiago de Cuba, al lado de la Tienda “El Encanto” -sucursal- había una Sastrería de alto vestir llamada “Los Estados Unidos”, en el lobby de su entrada, su piso de granito en blanco y rojo ladrillo existía su nombre incrustado en el mismo, aquellas letras cursivas del tipo “script” con finos bordes de flejes de cobre era una verdadera Obra artesanal y dedicación pero en la década de los 70s hubo una conmemoración ridícula del Asalto al Cuartel Moncada, -que de heróico ni patriótico tuvo nada- y llegaron los burros que se hacen llamar “albañiles” y borraron de un marronazo esa Obra artesanal dejándo una fea mancha en aquel blanco piso de granito.
    Nada, parodiando un enunciado Biblico; “el perro vuelve a su vomito y el puerco aunque lo bañen, volverá al corral”.

  2. junetruth dijo:

    ¨…Debido a la irresponsabilidad e incultura de las autoridades y a la indolencia ciudadana…¨Así mismo. Esto no puede ser llamado de otra manera

  3. Alredo Mendez dijo:

    Indolencia, envilecimiento y apatía social caracterizan a la población de Cuba. Esas lacras completan un círculo vicioso, pues son a la vez consecuencia y causa de tener los mismos personajes gobernando el país durante más de medio siglo, no obstante su manifiesta incapacidad para mejorar las condiciones de vida de su pueblo.

  4. iksnew dijo:

    Debemos acabar con el pasado republicano.

  5. Pingback: Una simple preocupación | Bitácoras Cubanas

  6. chusblue dijo:

    amigo Iksnew, con el pasado republicano han acabado, pero del todo, han acabado con las casas, carreteras, fincas, ingenios , flotas pesquera y mercante y estate tranquilo que lo poco que queda está ya mas que condenado. Y lo que es peor ha destruido a la sociedad cubana, una juventud sin futuro, sin pretensiones,,,y la mayoria sin educacion ni conocimiento de como es estre mundo de Dios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s