El eterno culpable

Como cada año, por esta fecha, las autoridades cubanas preparan el informe sobre las afectaciones que les produce el bloqueo (en realidad embargo), que presentarán en octubre en las Naciones Unidas. Para ello, los organismos e instituciones estatales dan a conocer sus afectaciones en el período 2013-2014, tratando de que sus cifras resulten impactantes. Aparte de lo que realmente haya podido afectarles, al bloqueo le suman sus desaciertos, insuficiencias, irresponsabilidades, improductividad, atrasos y todo lo que aparezca, convirtiéndolo en el río Jordán donde lavan sus pecados. Sucede como con los huracanes tropicales, a los cuales cada vez que azotan la isla se les responsabiliza por todas las pérdidas sufridas, desde una zafra ya fracasada hasta un edificio desplomado por inercia antes del fenómeno atmosférico.

Si hacemos caso a sus informes, el caos de la producción agrícola y ganadera, la improductividad generalizada, el atraso tecnológico de nuestras pocas industrias, la falta de viviendas, el mal estado de las calles y aceras de nuestros pueblos y ciudades, los deficientes servicios de salud y educación, la falta de conectividad a Internet, los bajos salarios, la insalubridad y muchos otros males que nos agobian se deben, principalmente, al bloqueo.

El bloqueo tiene más de cincuenta años: resulta llamativo que sólo en los últimos veintitantos se haya denunciado ante las Naciones Unidas. Parece que mientras la extinta Unión Soviética subvencionaba al Gobierno cubano éste no molestaba y hasta era objeto de burlas. La molestia comenzó cuando cesó la subvención y había que trabajar.

Durante años se nos ha tratado de convencer de que somos, además de política, económicamente independientes. ¿Por qué entonces ese interés enfermizo en querer comprarlo todo en los Estados Unidos? ¿Por qué no adquirir lo que necesitamos en México, Argentina y Brasil, hablando de América, o en Francia, Italia y Rusia, hablando de Europa, o en Japón, Corea del Sur o China, hablando de Asia? En realidad el problema no es tanto de distancia ni de aumento del costo, como se aduce, sino de falta de recursos financieros: para poder comprar en cualquier lugar del mundo hay que tener divisas, y las divisas se obtienen sólo con producción y exportación. Igualmente, para obtener créditos, hay que cumplir lo acordado y liquidarlos en los plazos acordados. La época de vivir a costa de los demás ya pasó. Como dice una popular canción: ¡Trabaja tu yuca, taíno!

Además, no es precisamente en las Naciones Unidas, ni con el voto de la mayoría de los países del mundo, que lo utilizan como un comodín político para estar a bien con el Gobierno cubano, que se resolverá el problema del bloqueo: éste sólo tendrá solución cuando los Gobiernos de Cuba y de los Estados Unidos decidan restablecer relaciones normales. Para ello hay que sentarse a conversar llevando dos maletas: una para recibir y otra para dar. Aquí las intransigencias no funcionan. Todo lo demás es pura propaganda y más pérdida de tiempo.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a El eterno culpable

  1. Joel dijo:

    Excelente artículo. Primero que todo hay que definir el concepto de ambas palabras. Bloqueo: Es el efecto de bloquear, nada entra, nada sale. Por lo general cuando se le hace un verdadero bloqueo a una nación o territorio, se usa la vía marítima para impedir el acceso o entrada de cualquier cosa. Embargo: puede ser comercial y financiero o de armamentos. Si tenemos en cuenta que el régimen cubano tiene relaciones comerciales con la gran mayoría de las naciones del globo terráqueo y no tiene impuesto ningún bloqueo marítimo que le impida el comercio, entonces por definición se puede decir que no existe ningún bloqueo sino que lo que hay es un embargo. Es válido recordar que dicho embargo (comercial y financiero) fue impuesto por el gobierno norteamericano al régimen cubano por la ausencia de pagos e indemnizaciones, tal y como lo estipula la ley internacional, a las compañías estadounidenses que fueron confiscadas por el gobierno revolucionario a principios de la década del 60. Hasta el día de hoy el régimen cubano no ha pagado ni un solo centavo, y no solo eso, sino que además ha negociado con inmuebles que fueron propiedades norteamericanas, sacando buenas sumas de dinero sin que sus dueños anteriores hayan sido indemnizados. Para comprender las razones por la cual la dictadura cubana le echa siempre la culpa al embargo de sus estruendosos fracasos económicos, hay que entender primero la naturaleza del régimen. El gobierno cubano, que es un régimen totalitario y represivo, es un verdadero parásito que vive a costa de los demás debido a su asombrosa incapacidad para producir cualquier tipo de bienes materiales que satisfaga las necesidades básicas de sus ciudadanos por causa del sistema ineficiente e improductivo que implataron en la isla hace más de medio siglo. Como dato curioso habría que señalar que el régimen cubano, a pesar de su cacareado “bloqueo” comercia con EEUU, solo que tiene que pagarle en cash.

    • Angel Gómez dijo:

      La ausencia de pagos e indemnizaciones, tal y como lo estipula la ley internacional, a las compañías estadounidenses que fueron confiscadas por el gobierno revolucionario a principios de la década del 60, tiene un motivo bien diferente. Cuando se realizaron esas confiscaciones, el gobierno americano se negó a reconocer la legitimidad de las mismas y no aceptó pago alguno, porque de hacerlo, estaría reconociendo el derecho de Cuba nacionalizar sus recursos naturales y eso no entra en la cuenta de los que siempre se consideraron dueños de esa isla. Otra cosa, el autor de este artículo demuestra un desconocimiento total sobre economía cuando habla de mercados alternativos en otros países de Latinoamérica; solo un neófito puede hacer semejante planteamiento.

      • Joel dijo:

        Señor Angel Gómez con el mayor respeto, el cual Ud no profesa por el autor de éste artículo al llamarlo neófito, debo decirle que donde único pude encontrar información sobre lo que Ud plantea de la negativa del gobierno estadounidense de no reconocer las nacionalizaciones de sus compañías por parte del régimen cubano y la no aceptación del pago de las mismas, fue, naturalmente, en blogs y espacios oficialistas del gobierno cubano. Ahí solo hay cifras, probablemente manipuladas y mucha retórica que solo manejan los autorizados a hablar por el régimen de La Habana. Me gustaría saber, si es que Ud lo sabe, en que otro lugar, que sea más imparcial, existe información sobre éste tema. Y de paso me diga, si es que lo sabe también, cuanto le debía exactamente el gobierno cubano al norteamericano por concepto de indemnización? Y me gustaría saber si el gobierno cubano le pagó por el mismo concepto a otros países como España y cuánto y como pagó. Antes de 1959, aproximadamente el 20 % de la tierra cultivable, pertenecía a compañías norteamericanas y el 70% a propietarios o Trabajadores agrícolas cubanos, quienes todos juntos producían más del 80% de los alimentos que se consumían en el país, mientras hoy, toda esa tierra que pertenece al estado cubano, dígase gobierno, más no al trabajador agrícola, sólo produce el 20 % de alimentos, el 80 % restante hay que importarlo. Señor Gómez no se engañe, hoy el dueño de Cuba entera es el clan familiar Castro-Ruz y nosotros los ciudadanos somos simples peones a la orden y disposición de ese régimen dictatorial y totalitario. Y lo peor, el cubano de la isla vive sometido a la dictadura, sin libertad ni derechos y totalmente empobrecidos. Sea sincero y dígame, estamos mejor ahora que antes? También lo invito, respetuosamente, a que me rabata los argumentos de mis dos comentarios anteriores. Muchas gracias y un saludo cordial.

      • Joel dijo:

        Señor Gómez, en que parte del artículo el autor dice explicitamente, usar como mercados alternativos a paises latinoamericanos? Si Ud lee bien, él se pregunta el por qué del interés enfermizo del gobierno cubano en comprar productos en EEUU cuando existen otros países, de Latinoamerica, Europa y Asia a los cuales comprarle lo que necesitamos. Que Ud ve de malo o de falta de conocimiento económico en este planteamiento del autor? Acaso hay que ser un catedrático en economía para darse cuenta que el gobierno cubano puede comerciar con la mayoría de los países del mundo, incluyendo a EEUU, excepto que a éste último tiene que pagarle en cash, y que todos los demás pueden ser mercados alternativos? No será que por alguna razón desconocida, es Ud quien está demostrando un desconocimiento total de la realidad cubana, y ante la cantidad de argumentos sólidos y verosímiles que está mostrando el autor en su escrito, Ud no tiene otra opción que atacarlo y desacreditarlo? Total con tantos ingenieros y licenciados en economía que tiene Cuba y el país es un desastre total.

    • Norge dijo:

      Acertado y elocuente, coincido 100 por ciento con lo que usted plantea, me encantaría publicarlo en el Granma, habia un blog “Para Mirarnos” de una periodista de nombre Dalia único de la “prensa” del gobierno que pretendía acercarnos a nosotros Los CubanoAmericanos y a los Cubanos de la Isla, por cierto el blog lo cerraron y de ella no he visto nada mas publicado, parese que la desaparecieron como se acostumbra aya, el problema era que en su blog se podían leer varias verdades y claro para el Granma la verdad es sinónimo de desidia jajajaja, nada ya falta poco para que esa locura termine.

  2. Joel dijo:

    Dando seguimiento a mi comentario anterior y ampliando un poco lo que dijo Damaso en el artículo sobre la ayuda que recibió el régimen de la extinta URSS y el CAME, es válido señalar que durante más de 30 años, Cuba recibió por “tuberias y por cantidades industriales” cualquier cantidad de recursos y materia prima provenientes del antiguo campo socialista, incluyendo el preciado y tan necesario oro negro, el petróleo, a bajísimo costo y pagos preferenciales, o por intercambios de productos y mercancías como la Azúcar o el níquel, y en muchas ocasiones las deudas contraídas con éstos países “hermanos ideológicos” era cancelada, por lo que salían gratis. Por la incapacidad intrínseca del régimen y el sistema adoptado en cuanto a gestión económica y empresarial, ninguno de éstos recursos se utilizó para desarrollar la infraestructura del país. En aquella época el embargo estadounidense poco importaba porque el régimen parásito e improductivo vivía a costa de otras naciones afines a la dictadura comunista cubana. Esos valiosisimos recursos fueron destinados a otros menesteres, por ejemplo a inmiscuirse en guerras Africanas como la de Angola y Etiopía, así como a crear y financiar guerrillas en Latinoamerica, además de usarlo para los gastos propagandísticos del régimen a nivel nacional e internacional, para engrasar y fortalecer el engranaje represivo, y de esa forma mantener a toda una sociedad esclavizada y seguí perpetuandose en el poder, desviando cuantiosos recursos para las fuerzas armadas, militares, agentes de la seguridad del estado y por supuesto para uso personal de la cúpula gobernante. Resultado final; que cuando se vino a bajo el campo socialista, se cortaron de acuajo los envios de recursos y vino la debacle total. La isla se hundió en la peor crisis de su historia y los cubanos pagamos las consecuencias. Eso mostró que el sistema adoptado por el régimen era totalmente inviable, asombrosamente improductivo e ineficiente y nada tiene que ver el embargo con la falta de desarrollo y crecimiento de la economía cubana. Eso mostró además que la supuesta y cacareada independencia de Cuba es una falacia, desde 1959 hasta la actualidad hemos sido más dependientes que nunca de otras naciones, de las cuales el régimen se pega como parásito para poder sobrevivir. Ahora sobrevive del petróleo venezolano, cuyo gobierno está desangrando a su país por la regaladera de recursos; y por las generosas remesas de los exiliados cubanos que por una cuestión de humanidad, mantienen a sus familiares en la isla. Hoy por hoy el mayor ingreso de divisas del país proviene de los exiliados superando incluso el área del turismo. Otros factores que influyeron en el desastre económico y que nada tiene que ver con el embargo, además de todo lo anteriormente dicho, fueron la destrucción del tejido empresarial que existía antes del 59, la eliminación de la propiedad privada, la estatizacion de las compañías con bajos salarios y falta de incentivos para los empleados, el inmiscuirse el estado en todas las esferas del país. Que no hayan suficientes papas, malangas o plátanos para comer en Cuba, que no hayan frutas tropicales para fabricar jugos y refrescos, que no haya azúcar, quien fuera el primer productor de azúcar en el mundo, en un país con tierras fértiles y cultivables, y que además no hayan pescados, mariscos y sal suficientes en una isla para abastecer a la población, que es el colmo de la ineficiencia; nada pero absolutamente nada tiene que ver con el embargo sino que más bien el único culpable es la pésima gestión económica y empresarial del régimen cubano.

    • Theresa dijo:

      Excelente tus 4 comentarios, no hay que agregar nada mas, te felicito Joel, eres siempre muy acertado en tus opiniones, has dado una clase magistral sobre el supuesto embargo a nuestro pais, saludos,

      • Joel dijo:

        Muchas gracias Theresa. Le agradezco sus palabras. En verdad me gustan mucho los artículos de Fernando Damaso porque hablan de la realidad cubana y él llama las cosas por su nombre. Un saludo cordial.

  3. Kanirbis Kanortepedes dijo:

    Está muy bueno eso del comodín político para estar bien con el gobierno cubano, no con el pueblo cubano ya que el uso de ese comodín va en contra del pueblo cubano, que es como el hijo de padres divorciados que se dsiputan cada uno hala para su saco y ninguno para el hijo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s