Tiempos diferentes

Foto Rebeca

En mi lejana infancia, las organizaciones que funcionaban en las escuelas, fueran públicas o privadas, se ocupaban principalmente de realizar excursiones los fines de semana a lugares naturales interesantes o a instalaciones culturales o productivas, con el objetivo de desarrollar nuestro amor por la naturaleza y ampliar nuestros conocimientos generales, facilitar la asistencia a espectáculos que estuvieran en correspondencia con las edades de los educandos, potenciar la práctica de deportes y la asistencia a las playas y a otras recreaciones. También hacíamos acto de presencia en actividades de contenido social, como campañas de salud pública, recogida de aportes para el tratamiento de la ceguera o del cáncer y en el mejoramiento de parques y otras áreas. Nos interesaban a todos, nos motivaban y nos educaban en el civismo y en la responsabilidad social. Nunca fuimos utilizados con fines políticos o ideológicos.

Me llamó la atención que, en estos días, la Organización de Pioneros de Cuba anunciara cambios para el próximo curso. Interesado en conocer si los cambios estarían dirigidos a despolitizar la misma, prohibiendo la participación de los infantes en actos y mítines de repudio al ritmo del reguetón, las manifestaciones contra el eterno enemigo con discursos escritos por los maestros, el apoyo al comandante eterno y otras actividades parecidas, que han sido práctica habitual durante años, me encuentro con que los cambios son para poner a prueba la madurez, iniciativa y el sentido de responsabilidad de los pioneros, y su capacidad para discernir, decidir y actuar. Se precisa, además, por su Presidenta, una funcionaria de la Unión de Jóvenes Comunistas bien alejada de la edad pioneril, designada para el cargo, que a partir del mismo 1 de septiembre -día de comienzo del curso-, los niños y adolescentes condenarán los planes subversivos del Gobierno de los EE.UU. contra Cuba, y realizarán acciones de solidaridad con la causa de los Cinco y con los niños de Palestina y otros pueblos. Sin lugar a dudas, tareas muy propias de la infancia.

¿Por qué no permitir a los niños ser niños, y dejar que vivan sus años de infancia como tales, ajenos a los odios de los adultos? Aquí, desgraciadamente, desde que naces te toca la pañoleta por la libreta, aunque ni tú ni tus padres estén de acuerdo con ella. La mayoría actúa con la doble moral, porque si la rechazas te espera el camino del infierno. Irónicamente, la mayoría de los cubanos que han emigrado y actualmente emigran fueron en su infancia pioneros. Los cambios, en realidad, deberían ser otros, comenzando por la no obligatoriedad de ser pionero. Por ahora, lo que se anuncia, es más de lo mismo.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Tiempos diferentes

  1. Roberto Alvarez dijo:

    El párrafo final dice: “Por ahora, lo que se anuncia, es más de lo mismo”, pero en realidad ese más no es de lo mismo, sino de algo aún peor que lo mismo. Una de las cosas por las que me alegro de que mis hijos hayan emigrado es porque mis nietos están viviendo felizmente una infancia normal, y no se la pueden deformar como pasó con sus padres. Triste destino de la niñez en Cuba, donde le privan del derecho a ser niños durante esa etapa de la vida, lo cual les afecta su formación como seres humanos.

  2. Pingback: Tiempos diferentes | Bitácoras Cubanas

  3. Joel dijo:

    La respuesta a su pregunta Fernando, es muy sencilla. En Cuba a los niños no los dejan ser niños porque le pertenecen al estado. Son formados y adoctrinados, desde muy pequeños, dentro de la ideología marxista-leninista para en un futuro obtener al hombre nuevo que soñaron los líderes revolucionarios, cuyo sueño se convirtió en pesadilla porque estos niños en cuanto toman conciencia, una vez crecidos, y se percatan del infierno en el que desafortunadamente les tocó nacer, en lo único que piensan después es como escapar del calvario diabólico que les arruinó su inocente niñez. Parafraseando la famosa frase de Fidel Castro, que por cierto no era original de su autoria: Dentro de la revolución todo está jodido, fuera de ella todo, o al menos casi todo, tendrá arreglo. En otras palabras, todo lo que ha ocurrido en Cuba en estos larguísimo e interminables 55 años es única y exclusivamente responsabilidad del régimen cubano, de la llamada revolución y el sistema implantado por los hermanos Castro-Ruz. Mientras no sea extirpado ese cáncer, nada cambiará en la isla-carcel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s