Entre la hata y el kipá

Archivo

En estas últimas semanas el tema palestino y, específicamente, lo que sucede en la Franja de Gaza, ha acaparado la atención de los medios. Por acá la imagen que se muestra es la de unos pobres palestinos pacíficos y hacendosos atacados y masacrados brutalmente por los belicosos israelitas.

La violencia no es buena para nadie y debe ser evitada, pues sólo causa dolor, sufrimiento, destrucción y muerte, venga de donde venga. Siempre ha sido más inteligente la solución de las divergencias y contradicciones por medios pacíficos, aunque sea mucho más complejo. Desgraciadamente, en el Oriente Medio esto, históricamente, ha sido muy difícil, por no decir imposible. Esta tierra ha sido pródiga en expulsiones, regresos y nuevas expulsiones. Las culpas se reparten a partes iguales.

Mientras no se acepte que en un mismo territorio pueden vivir pacíficamente dos naciones con costumbres, culturas y religiones diferentes, respetándose mutuamente, no habrá solución, y las víctimas de uno y otro lado continuarán aumentando, porque tan letal es un cohete palestino que hace impacto en Israel, como una bomba israelita que hace impacto en Palestina: los dos matan, y matan por igual a adultos, ancianos y niños, de uno u otro sexo, sin discriminar.

La realidad es que durante muchos años los israelitas se han dedicado a trabajar tenazmente, para vivir civilizadamente sobre el árido territorio bajo sus pies, en tanto los palestinos se han dedicado a guerrear, no sólo en esta región sino también en otras regiones del mundo. Los ejemplos de sus combatientes enrolados en guerras ajenas son bien conocidos, aunque se pretenda ocultarlos.

Hoy la economía palestina no existe porque nunca ha sido creada, y la mayoría de sus recursos proceden de Israel, donde miles de palestinos acuden cada día a trabajar en sus empresas y fábricas o prestando diferentes servicios. Los israelitas necesitan la paz, para continuar desarrollándose y no tener que gastar tantos recursos en armamento, pero más aún la necesitan los palestinos, si quieren sobrevivir como pueblo y como nación. Para lograrla es imprescindible dejar de seguir fanáticamente a tantos líderes fundamentalistas mesiánicos, cuyo único objetivo es mantenerse en el poder sobre un pedestal de mártires. La imagen de niños palestinos enfrentando con piedras a los tanques israelitas, se ha difundido demasiado y se ha utilizado hábilmente como propaganda, mientras se oculta la imagen de los cohetes palestinos cayendo sobre Tel Aviv y otras ciudades, la de los atentados explosivos en centros comerciales, discotecas y vehículos de transporte, así como la de los secuestros y asesinatos. La causa de una desvalida víctima enfrentando al poderoso agresor, a pesar de los años, aún genera simpatías, pero lo terrible es que tiene mucho de falso y confunde.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Entre la hata y el kipá

  1. Pingback: Entre la hata y el kipá | Bitácoras Cubanas

  2. Armienne dijo:

    Yo apoyo totalmente a Israel porque tiene las razones históricas, culturales y humanas. Los musulmanes, desgraciadamente, se han transformado en una masa bárbara de asesinos terroristas y revanchistas que quieren recuperar su anterior grandeza a costa de masacrar a Occidente al que ven como su gran enemigo.
    Los musulmanes solo responden a la fe y no al corazón ni a la razón y por ello no dudan en asesinar a su mejor amigo si la fe se los ordena.
    La guerra de Israel no debe verse como una guerra entre judíos y extremistas palestinos. Israel está defendiendo al mundo de la barbarie islámica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s