¡Apaga y vámonos!

Archivo

En estos días, el tema económico ha sido resaltado en la prensa oficial, debido a declaraciones de algunos importantes funcionarios gubernamentales. Así nos enteramos que la producción de azúcar aumentó, pero se incumplió el plan. Buscando detalles, resulta que la zafra recientemente concluida experimentó un incremento del 4,2% en comparación con la anterior. No se dice cuánto se produjo en la anterior (problemas del secretismo), aunque por cálculos no oficiales se presupone que no superó 1 millón 400 mil toneladas (inferior a la del año 1907 del siglo pasado, que fue de 1 millón 430 mil 991 toneladas, con caña cortada y alzada a manos y transportada en carretas tiradas por bueyes). Si se agrega el referido 4,2%, el resultado sería de cerca de 1 millón 450 mil toneladas, inferior también a la del año 1910 y a todas las siguientes de los años de la República. Esto, sin contar que se extendió casi por siete meses. Tampoco sabemos de cuánto era el plan (continúa el secretismo), ya que sólo se dice que se cumplió al 88%. Las causas del fracaso, como en cada zafra, se repiten: disminución del rendimiento industrial por lluvias y altas temperaturas (parece que antes ni llovía ni habían altas temperaturas), bajo aprovechamiento de la capacidad potencial y dificultades en el corte y tiro. Resumiendo: AZCUBA, la gran empresa socialista perfeccionada que sustituyó al Ministerio del Azúcar, lleva cuatro zafras sin dar pie con bola.

A este panorama azucarero gris con pespuntes negros, se agregan las declaraciones del Jefe de la Comisión para la implantación de los lineamientos, señalando la necesidad de eliminar la dualidad monetaria y cambiaria -una originalidad del presidente anterior-, la matriz de generación eléctrica -basada en combustibles- y el Producto Interno Bruto (PIB) -que se haya por el piso-, lo cual no tiene carácter de corto plazo, sino que tiene carácter estratégico, agregando, para rematar: No nos imaginamos el país fuera del socialismo.

Después de tantos problemas, más esta declaración de carencia de imaginación, como diría mi vecino El Chaca: ¡Apaga y vámonos!

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¡Apaga y vámonos!

  1. Pingback: ¡Apaga y vámonos! | Bitácoras Cubanas

  2. Kanirbis Kanortepedes dijo:

    Lo que sucede cion el plan no es el secretismo es que ya ni se molestan en hacerlo, es posible que sea el plan de hace cinco anos que lo tienen como referencia .Esa historia, pasa en todas las empresas estatales para cubrir la ineficiencia .Se justifica todo ,con fenómenos naturales y nadie cumple pena por su inresponsabilidad , eso es de arriba a bajo generalizado.Porque en realidad en la mayoría de los casos los planes son un formalismo, cuando se envia el informe del cumplimiento del plan al organismo superior eso a nadie le importa , se mira y se archiva y los números casi siempre inflados van a la estadística.Como se puede ver una economía completamente ineficiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s