Buscar el origen

Foto Rebeca

Se habla y se escribe constantemente sobre la necesidad de rescatar los valores, las buenas costumbres y erradicar las indisciplinas sociales y las groserías. Es justo y debe hacerse, pero nadie habla ni escribe sobre sus verdaderos orígenes: la pérdida del civismo y de la moral.

La mayoría de los ciudadanos, en los primeros meses del experimento político, económico y social, aceptaron y hasta aplaudieron que se les quitara el derecho a elegir a sus gobernantes cada cuatro años, a opinar públicamente, a tener partidos y organizaciones políticas, a educar a sus hijos según sus deseos y, algo terrible, permitieron que alguien, como un señor feudal salido de otra época, decidiera quienes eran cubanos y quienes no, lo que fraccionó a la nación y constituye una vergüenza nacional. Además, el Estado desterró los que señaló como valores burgueses y los sustituyó por la doble moral, el premio a la mediocridad en pago a ser incondicional, la delación, la envidia, las groserías, las faltas de respeto, la violencia ciudadana y otras lacras.

Ha pasado el tiempo, no tanto, y se pretende que se olviden estas barbaridades, planteando, sin pedir perdón, un borrón y cuenta nueva, como si nunca hubieran sucedido y afectado el entramado de nuestra sociedad, pero los hechos están ahí. Es una lástima que nuestros historiadores oficialistas no se atrevan a tocarlos.

Siempre lo que se siembra es lo que se cosecha. Una generación que perdió el civismo y la moral y se dejó fanatizar y vulgarizar, transmitió a sus hijos y éstos a los suyos, en una cadena continua, todos estos males. Aquí están los resultados.

Se plantea que la familia y la escuela son determinantes en el rescate de los valores perdidos, pero para ello hace falta una familia diferente, donde sus miembros practiquen el civismo y la moral, y no la actual viciada y acostumbrada a la sobre vivencia individual, ajena a los intereses sociales y nacionales, aunque asista a las concentraciones, vote unánimemente por todo lo que le pongan delante y hasta participe, con entusiasmo, en desfiles multitudinarios. Es, simplemente, su forma de no buscarse problemas y resolver los suyos propios.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Buscar el origen

  1. Oscar Flores dijo:

    Que bien dicho…… desde el 59, nos olvidamos de los verdaderos valores materiales y espirituales que habiamos desarrollado a traves de nuestra previa historia democratica. El respeto a los demas, como bandera para la educacion y el desarrollo espiritual del ciudadano. Dejamos de amar al projimo como a nosotros mismo, y dimos cabida al odio, al rancor, a la envidia. Necesitamos comenzar de nuevo a educar a nuestros hijos sin esos prejuicios tan daninos que nos han tratado de ensenar por tanto tiempo. Necesitamos mas de Jesus y menos del Che !!!

  2. Dearthur dijo:

    Todo ha sido una cuestión de mala suerte de un país que lo que se le vino en cima fue una plaga en la dirección del mismo, ya que muy pocos de sus malos dirigentes habían estudiado y los que lo habían hecho eran hijos de ricos hacendados, que le compraron los títulos a sus hijos. También las circunstancias históricas propiciaron eso. La población negra en Cuba Antes de 1959 estaba algo discriminada y aún así gran mayoría de familias negras con sus posibilidades se esforzaban para superarse , mantener buenas costumbres y salir adelante. Hubo muchos negros que triunfaron y se graduaron de médicos y abogados. Al triunfar la llamada revolución, se les dijo que eran iguales en derechos a los blancos y eso no fue muy bien entendido por una mayoría y trajo como consecuencia que se dejaran de esforzar para hacerce personas educadas y es donde todo empeoró. Aumentó de la chabacanería, el robo,la delincuencia, el racismo de los negros hacia los blancos. Todo esto condicionado por el éxodo de gran parte de la población blanca más preparada hacia Los Estados Unidos y la ayuda soviética hizo que la población negra se multiplicara rápidamente , se formó una nueva mescolanza entre negros y blancos unido todo a la doble moral y trajo como consecuencia lo que tenemos en la actualidad una población ,según el gobierno la más culta del mundo, con muchos títulos también producto del fraude y a la vez la más bulgar y mal educada del mundo.
    Lo que se había logrado en menos de seis décadas de La República se tiró por el suelo en las dos primeras pos república y a van más de cinco décadas en esa mala salsa, por lo cual es algo muy difícil de solucionar a no ser de que suceda un cambio bien radical en el país para empezar de cero y es por eso que todo el que tiene una oportunidad emigra, ya que la vida es realtivamente corta y no es conveniente invertirla en una sociedad que de momento se ve que no tiene agreglo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s