El acusado en el banquillo

Escuchando los debates en la Comisión Cultura y Medios, del recién finalizado VIII Congreso de la UNEAC, llaman la atención las críticas al Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRTV) por su programación, según algunos delegados yancófila (de Estados Unidos) y con pocas ofertas nacionales.

Me imagino que si no fuera por los programas pirateados norteamericanos y de otros países que ofrece la TV cubana, sobraría con un canal, así que no entiendo tanta algarabía nacionalista. En primer lugar, debe quedar bien claro que la calidad de la mayoría de los programas nacionales es bastante baja, desde los insoportables noticieros, pasando por los denominados cómicos, dramatizados y de aventuras, hasta los infantiles, de participación y musicales. Si algunos se salvan son los deportivos, y eso por las competencias en si.

Se plantea que falta talento artístico en la radio y la televisión, así como que se le da espacio a la mediocridad, lo cual no deja de ser cierto, pero la pregunta sería: ¿Por qué falta talento? La respuesta no es nada difícil: porque al talento no se la paga lo que debiera para escribir, actuar, dirigir o producir en la radio y la televisión. El medio carece de atractivos económicos, algo que no sucedía antes de su expropiación por el Estado, cuando quienes se dedicaban a él disfrutaban de elevados salarios, los cuales les permitían centrarse totalmente en la creación artística, sin tener que estar pensando en como resolver el día a día para vivir.

Existe el ejemplo histórico de la RHC Cadena Azul, emisora de radio propiedad de Amado Trinidad: cuando éste decidió ponerla en el primer lugar de la preferencia de los oyentes, contrató con elevados salarios a los principales talentos de la época, logrando sus objetivos. A partir de él, la fórmula se generalizó y aplicó hasta que los medios pasaron de las manos privadas al Estado.

Repetir la misma cantaleta congreso tras congreso, y no tomar las medidas económicas pertinentes que resolverían los problemas, es lamento de tontos. Los llamados a participar por amor al arte, la creación de comisiones de calidad, control y censura, el establecer por cientos de programas extranjeros y nacionales a transmitir y toda otra serie de medidas burocráticas no resolverán nada. El talento no es aceptado en las tiendas como medio de pago por los productos adquiridos ni sirve para saldar servicios recibidos. Es imprescindible hacerlo con dinero. El problema, por lo tanto, es de estimulación económica en una sociedad cada día más metalizada, independientemente de las consignas y de los discursos. ¿Qué es sino la Zona Especial de Desarrollo Mariel, la Ley de la Inversión Extranjera, el Régimen Tributario, los elevados precios de los artículos de todo tipo, el cobro de los servicios, etcétera? Si le vamos a dar su lugar al dinero, como estamos haciendo, hay que dárselo en todo: al cobrar y al pagar.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El acusado en el banquillo

  1. Maria dijo:

    Excelente!! el interes del gobierno es solo exprimir a los cubanos de a pie, que se han acostumbrado a “resolver” por la izquierda no solo la comida, sino los momentos de entretenimiento y hasta el papel sanitario.

  2. Dearthur dijo:

    También en esa sociedad el talento fue y es condenado como un “diversionismo ideológico” un término salido del deparatamento de ideología del comité central (no escribo nada de esto con inicial mayúscula por que no lo merece) para hacer cacerías de brujas a cualquier tipo de expresión de las personas, desde el vestuario, el largo de su pelo, sus preferencias musicales ect.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s