Por derecho propio

Patio escolar

En la campaña gubernamental por el rescate de los valores éticos, cívicos y morales perdidos, se hace hincapié en el importante papel a jugar por los educadores y la familia. Es bueno que se le restituya a esta ultima la responsabilidad que nunca debió habérsele quitado, cuando el Estado quiso monopolizarlo todo, incluidas las conciencias, y se dio a la absurda tarea de crear un hombre nuevo, que respondiera a su ideología y política, tarea en la que, como en muchas otras, fracasó.

El tema de los educadores tiene mucha tela por donde cortar. En primer lugar ¿de qué educadores estamos hablando? La mayoría de nuestros educadores fueron formados en el mismo sistema educacional, que fue incapaz de preservar lo valores existentes, por lo tanto, salvo excepciones, ellos no los poseen. Practican la doble moral, han sido partícipes de las promociones forzadas, de la venta de exámenes y de notas y, además, en las aulas han aplicado el dogmatismo oficial, ayudando a la formación de seres humanos manipulables, sin criterios propios, obligados a pensar y actuar de acuerdo a la mayoría, para no buscarse problemas ni buscárselos a sus padres. A esto se agrega la politización de las clases y, en las escuelas, permitir inclusive que sus alumnos sean utilizados en actos deleznables contra ciudadanos que no comparten la política gubernamental, los vergonzosos mítines de repudio. Sobran las imágenes que lo demuestran.

El sector de la educación no se encuentra entre los materialmente privilegiados, lo que hace que muchos educadores deserten del mismo, en busca de mejores condiciones de trabajo y de vida en otros, como el turismo, las empresas mixtas o el trabajo por cuenta propia. Además, son pocos los estudiantes que optan por las carreras relacionadas con la pedagogía y, cuando lo hacen, es porque no han podido obtener otra. El que un policía reciba un salario mensual muy superior al de un educador, habla por sí solo de los absurdos existentes en nuestra sociedad.

Es verdad que es imprescindible restablecer los valores perdidos pero, en una situación de miseria y de dificultades generalizadas, sin la existencia de un camino claro a transitar, se vuelve una tarea muy difícil y de tiempo. La familia y la escuela deben ocupar el espacio que siempre les perteneció por derecho propio, pero para poder cumplir con sus responsabilidades, deben superar el calamitoso estado en que ahora se encuentran.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Por derecho propio

  1. Joel dijo:

    Excelentísimo artículo Fernando. Ud como siempre, reflejando la realidad tal y como es. En mi modesta opinión, yo pienso que el gobierno Cubano desearía en verdad, rescatar los valores que, por culpa de la política y la ideología que ellos mismos implantaron, han perdido muchísimos Cubanos. Incluso estoy seguro que quisieran cambiar muchos otros desastres que ellos mismos han causado. Pero una cosa es la intención y la otra es poderla llevar a cabo. El problema radica en que todos los males que afectan a la nación son inherente al sistema monopolizador, tiránico y totalitario que rige hace más de medio siglo en nuestro país. Para que realmente hayan cambios, para que las llamadas reformas llevadas a cabo por el régimen funcionen de verdad y para cambiar la mentalidad de la gente, hay que echar abajo de raíz, desde sus cimientos, dicho sistema de corte marxista-leninista, el cual es totalmente inoperante, corrupto y podrido y que por demás no ha funcionando en ninguna parte del mundo. Mientras eso no ocurra, todo quedará en las buenas intenciones. Y dudo muchísimo que el gobierno lo haga. No está en su naturaleza.
    Luis Vigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s