¿Independencia económica?

Archivo

En la propaganda oficial, dirigida a validar las medidas de carácter económico aplicadas por el experimento en sus primeros años en el poder, se repite hasta el aburrimiento, que las nacionalizaciones e intervenciones se hicieron para devolver al pueblo las riquezas que, mayoritariamente, se encontraban en manos extranjeras, principalmente norteamericanas.

Sin embargo, los datos existentes demuestran que no era exactamente así, y que los más afectados fueron los cubanos, quienes eran los poseedores de entre el 82 y el 85 por ciento de la riqueza nacional, así como la emprendedora y exitosa clase media, generadora principal de riqueza y empleos, la cual fue liquidada en su mayor parte durante estos primeros años y, la poca que quedaba, durante la absurda ofensiva revolucionaria de finales de los años sesenta.

Según el libro Los propietarios de Cuba 1958, de Guillermo Jiménez, seleccionados los 551 más influyentes y poderosos, resulta que sólo 102 eran extranjeros y los 449 restantes cubanos. Es más, la mayoría de los extranjeros estaban radicados en Cuba y tenían familias cubanas, destacándose entre ellos los 65 españoles. Los norteamericanos eran 24, algunos también casados con cubanas y residentes en Cuba. En los años de las nacionalizaciones e intervenciones, la economía estaba mayoritariamente en manos cubanas, incluyendo el capital bancario (el 61,1% de los depósitos estaba en bancos cubanos) y la industria azucarera (los 121 centrales cubanos tenían el 62,6% de la capacidad diaria de molida y los 40 norteamericanos, el 38,4%).

Traigo esto a colación, porque ahora se habla y se escribe demasiado sobre la importancia de atraer inversionistas extranjeros, para sacar del coma la agonizante economía cubana. Después de expulsar a los inversionistas cubanos (la mayoría) y a los extranjeros (la minoría), el mismo gobierno responsable de ello, clama ahora por el regreso de estos últimos. ¿Y qué pasa con los cubanos? La inversión debería estar priorizada, en primer lugar, para los cubanos que residen en Cuba, en segundo, para los cubanos dispersos por el mundo, y sólo en tercer lugar, para los extranjeros. ¿O es qué a las autoridades ya no les interesa la tan cacareada independencia económica?

Es verdad que en el actual mundo globalizado nadie se puede desarrollar por si solo, y que es necesario el capital, venga de donde venga, pero debe existir un mínimo de respeto para con los nacionales. Al menos, eso es lo que se espera de los gobiernos inteligentes y que defienden, de verdad, los intereses de sus ciudadanos.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Independencia económica?

  1. Eric dijo:

    Señor Mermelada,
    Soy mucho más joven que usted pero estoy 100% de acuerdo con todo lo que escribe.
    Es más, es como si usted revisara mi cabeza y escribiera mis ideas en una forma que yo no sabría.
    Muchas gracias por este blog!
    Eric

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s