Un círculo cerrado

La propaganda oficial siempre ha defendido el criterio de que las organizaciones sociales reconocidas en Cuba, constituyen ONG (Organizaciones No Gubernamentales). Aunque es mentira, pues son organizadas y dirigidas por el partido, en el extranjero hay ilusos que se lo creen, y hasta les prestan ayuda económica, además de apoyo político.

Para nadie es un secreto que cada vez que alguna de ellas (FMC, CTC, CDR, ANAP, FEU, FEEM, UPEC, UPC, UNEAC, etcétera) debe realizar su congreso correspondiente, el designado por el partido como jefe de la comisión organizadora del mismo, será el próximo secretario general o presidente, según el caso. Si el jefe de la comisión es el secretario general o presidente en ejercicio, quiere decir que permanecerá en el cargo.

Así ha sucedido antes y sucede ahora con el próximo congreso de la CTC, a celebrarse en el primer trimestre de este año: el jefe de la comisión organizadora, un cuadro del partido que antes fue primer secretario de una provincia, será el próximo secretario general, aunque nunca haya hecho vida sindical ni sea reconocido como dirigente de los trabajadores.

El método se ha generalizado tanto, que ya se acepta como algo normal por la mayoría de los ciudadanos. Leyendo un artículo del periódico Granma del 26.12.13, el periodista, al escribir sobre los méritos de una dirigente que cumplía 80 años de edad, sin el menor recato, señaló: fue escogida por Arnaldo Milián, primer secretario del Partido del territorio, para dirigir la FMC. Más claro ni el agua. El partido, aunque lo niegue, es quien escoge y designa a todo el que tiene alguna relación con el poder, sea como ministro, presidente de alguna institución u organismo o dirigente de alguna organización social.

Debido a ello, en este círculo tan cerrado, donde no se admiten diferentes, es muy difícil analizar democráticamente algo y, más aún, encontrar soluciones a los grandes problemas nacionales, ya que todos responden incondicionalmente a lo que indique el director de la orquesta. Ello explica la repetida unanimidad en la aprobación de los acuerdos en los congresos y de los informes y leyes en la Asamblea Nacional.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un círculo cerrado

  1. Robert dijo:

    En el partido se concentra el 100×100 de la corrupción, controlan todo recursos que reparten como les acomoda a los jefezuelos de turno, que tienen que robar apurados mientras tienen la mano cerca del mango. Los encumbrados pueden disfrutar cientos de horas-hombre de trabajo esclavo pagado a centavos por hora por el erario público para el disfrute de sus vacaciones. Y para soluciones, horas debatiendo el desastre de los electrodomésticos chinos resultó toda una novedad: hagamos lo mismo de la misma manera, no cambiar. Nada que ahora si va a funcionar!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s