Ganaríamos todos

Foto Rebeca

Durante el 2013, lo cual parece que continuará en el 2014, se desarrolló la moda de experimentar, de forma piloto, cada medida que se iba a implantar, en algunas de las provincias laboratorios. Desde lo más sencillo hasta lo más complejo han tenido que pasar por este proceso que, en definitiva, lo único que ha hecho es retardar su implementación. Así, cosas más que comprobadas en la práctica de 54 años de fracasos, como que cualquier comercio o servicio privado funciona mejor y más eficientemente que los estatales, han sufrido este absurdo tránsito.

Parece que nuestras autoridades, ajenas durante años a los verdaderos problemas del país, inmersas en asuntos de índole internacional, ahora los están descubriendo y, en lugar de utilizar las ricas experiencias de 56 años de República, se han olvidado de ellas. Todo esto que se está restableciendo ahora, después de años de prohibiciones, existía y funcionaba antes: el transporte público, los servicios de acueducto y alcantarillado, la recogida de la basura, la limpieza de las calles, aceras y portales, su mantenimiento y reparación, al igual que con relación a los inmuebles, los servicios de salud y educación, el suministro de gas licuado e industrial a los consumidores, el sistema eléctrico y telefónico, los ferrocarriles, el cabotaje y otros. ¿Por qué perder el tiempo experimentando lo que ya está más que experimentado? ¿O es qué alguien, de verdad piensa que este país comenzó el 1 de enero de 1959?

Si se continúa, de absurdo en absurdo, dándole largas a la solución de los problemas que diariamente afectan a los ciudadanos, éstos se agravarán y, aunque algunos crean lo contrario, podrán producirse estallidos sociales: la cuerda sólo se puede tensar hasta un límite. Sería conveniente dejar los experimentos para las cosas importantes, y todo el resto de la pacotilla aprobarla y ponerla en práctica sin más dilaciones: los cubanos de a pie lo agradecerían.

También sería de agradecer que las momias históricas que aún frenan los cambios, se dieran cuenta de que el tiempo se les acaba, y la conducción real de los destinos del país debe ser asumida por los representantes de las nuevas generaciones, mejor preparados y de mentes más frescas. Estoy seguro que todos ganaríamos.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ganaríamos todos

  1. Vicente C. Marti dijo:

    La scoria social que tomo el poder en 1961 no fue capaz de Governar. Nunca se educo en govierno, pues los que sabian se fueron con sus conocimientos, dejandole a la crapula todo ya hecho y funcionando. Es triste ver que la porqueria revolucionaria solo destruyo y nunca pudo hacer beneficio de lo que los Cubanos (de la raza Buena,como decia Jose Marti) le dejaron. Me fui triste en 1962 y ahora estoy mas triste viendo como han dejado mi Patria los envidiosos y mal nacidos comunistas.. .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s