La nefasta violencia

Archivo

La violencia en Cuba viene de larga data: comenzó con los enfrentamientos entre los aborígenes por espacios geográficos, continuó con la colonización y la esclavitud, y se incrementó durante las luchas por la independencia, donde españoles y cubanos hicieron uso de ella sin límites.

Al establecerse la República, dejó de practicarse entre cubanos y españoles, y pasó a convertirse en la forma de dirimir sus contradicciones entre los primeros: el intento de reelección de Estrada Palma, las luchas violentas entre partidos, el alzamiento de los denominados independientes de color, ahogado en sangre, y las dictaduras de Machado y de Batista, además del gangsterismo entre una y otra, son claros ejemplos de ello.

La llamada generación del centenario y sus seguidores la practicaron en la década de los años cincuenta, con asaltos a cuarteles, sabotajes, atentados y colocación de explosivos en lugares públicos, algo que hoy sería catalogado como terrorismo, alcanzando su clímax en la lucha insurreccional en las montañas por la toma del poder. Logrado éste, en lugar de cesar, la violencia creció con los fusilamientos, la lucha contra los alzados y la represión de quienes no compartían el proyecto de los vencedores, continuando hasta nuestros días con los mítines de repudio, golpizas, encarcelamientos y persecución de la oposición pacífica.

El poder, establecido desde hace 55 años, ha hecho de ella su forma de gobernar. En un principio trató de extenderla a América Latina y África como movimientos guerrilleros y, después, con su participación directa en guerras ajenas, pero perdido su soporte financiero y logístico con la desaparición de la Unión Soviética, tuvo que replegarse y se concentró en lo interno.

Hoy la violencia, ejercida desde el gobierno, descarga su influencia nociva sobre la sociedad cubana e impide su desarrollo económico, político y social, cerrando el paso al diálogo y a la solución pacífica de los problemas. Esperemos que en el próximo año, con el concurso de todos, está situación comience a revertirse y comencemos a comportarnos como seres inteligentes, donde prime la razón y no la fuerza.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s