La nueva equivocación

Foto Peter Deel

Los actos de violencia organizados por la Seguridad del Estado para reprimir a quienes piensan diferente en el Día de los Derechos Humanos, tanto en La Habana como en otras provincias, muestran una vez más la verdadera raíz represiva del régimen. Mientras en Sudáfrica el Presidente trataba de confundir hablando de tolerancia, respeto a las diferencias, diálogo y solución pacífica de los problemas, aquí sus testaferros hacían todo lo contrario.

La golpiza a las Damas de Blanco en L y 23, la negación de permitir un espacio para realizar el concierto Puños Arriba del Movimiento Cubano de Hip Hop (al final conseguido en una carpa de circo) y el vandalismo frente a la sede de Estado de SAT, reflejados rápidamente en la Red y recogidos por la prensa extranjera en primera plana, muestran a fuerzas del orden, esbirros, pueblo enardecido, pioneros y estudiantes con sus maestras y maestros al frente, participando activamente en estos actos de repudio.. ¿Qué dirá la UNICEF, si es que dice algo, sobre la utilización de niños, sin la autorización de sus padres, en estos bochornosos y degradantes actos? ¿Así es cómo el Estado cubano educa a nuestros niños?

A pesar de las visitas a las casas para meter miedo, de las detenciones preventivas, de impedir el acceso y de las declaraciones prepotentes de que tenemos la fuerza para impedirlos, los actos se realizaron y, habiendo podido ser intrascendentes, esta violencia gubernamental elevó su importancia y los hizo noticia internacional. Un error más de un régimen caduco que, acostumbrado a desconocer a la oposición, no entiende que el único camino para resolver los problemas nacionales necesita del concurso de todos, sin exclusiones.

Suponer que, elaborar fórmulas mesiánicas en oficinas refrigeradas por comisiones gubernamentales aportará soluciones viables, demuestra la torpeza de los principales dirigentes. Si no se escuchan todas las opiniones y si no se tienen en cuenta por discriminación política, sólo habrá más de lo mismo que, después de elaborado, se someterá a la aprobación de los ciudadanos, sin que ellos ni sus representantes legítimos hayan participado en su elaboración. El viejo refrán de que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, puede aplicarse al gobierno cubano, aclarando que los tropiezos han sido y son múltiples.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La nueva equivocación

  1. Joel dijo:

    La forma de actuar del régimen autoritario, totalitario y represivo cubano lo único que hace es mostrar su verdadera cara. Mientras más repriman más se desenmascaran. Es una prueba fehaciente que los supuestos cambios que está realizando el régimen, es solo una pantalla, una máscara para engañar a quienes se dejan seducir por wuienes mantienen esclavizado por más de 50 años al pueblo cubano. Gracias Fernando por mantenernos informados con tus artículos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s