Denigrar. es un placer

Foto Peter Deel

Desde la adjudicación del calificativo de bitongos, en el temprano 1959, a los jóvenes que se pronunciaban en contra del recién estrenado régimen, las autoridades cubanas siempre han utilizado términos denigrantes, al referirse a quienes no comulgan con sus ideas y son capaces de manifestarlo públicamente. Anexionistas, plattistas, mercenarios, lacayos del imperio, traidores, apátridas, anticubanos y muchos otros han sido utilizados con profusión durante más de 54 años, y aún hoy se utilizan en sus campañas de descrédito. Sin embargo, el más empleado ha sido el término de gusanos. Gusanos fueron los primeros profesionales, intelectuales, artistas, trabajadores y estudiantes que dijeron no, y gusanos siguen siéndolo quienes continúan diciendo no. El término está tan enraizado en la población que muchas personas, sin pensar en lo que significa, lo aplican festinadamente a todo aquel que se sale de la línea oficial. Para ellos no existen quienes piensan distinto, sino simplemente gusanos.

El término, por inercia, también es asumido por algunos opositores o disidentes, al referirse a ellos mismos o a otros que simpatizan con sus ideas. Una conocida ya fallecida, contraria al régimen desde sus inicios, decía con orgullo que ella era una gusana protozoaria. Sin llegar a estos extremos, el término aún hoy continúa medrando en la actual sociedad cubana, echando leña al fuego de la división y de los enfrentamientos políticos. Entre los defensores del régimen es el preferido por las turbas de estudiantes, trabajadores, profesionales, artistas, amas de casa y otros movilizados, bajo la cobertura oficial de pueblo enardecido, para participar en los mítines de repudio contra la Damas de Blanco y otros opositores pacíficos.

Para el exterior se ha dejado el de anticubanos, siempre, residan donde residan, cumpliendo las órdenes de la mafia anticubana de Miami. En realidad, en Miami lo que existe es un poderoso grupo de cubanos antigubernamentales, que se repite en otras ciudades del mundo, al igual que existieron contra el gobierno dictatorial de Batista en la década de los años cincuenta. A nadie entonces se le ocurrió calificarlos de anticubanos, porque no lo eran entonces ni lo son ahora. Una cosa son los políticos y otra totalmente diferente es Cuba.

Tergiversar los términos, para sacar provecho de ello en la confusión creada, y generalizar el descrédito, ha sido y es una práctica habitual de las autoridades cubanas. Ella no ayuda a crear el clima de tolerancia y de respeto mutuo, imprescindible para que se produzca el diálogo nacional que Cuba necesita.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Denigrar. es un placer

  1. Dearthur dijo:

    Estó lo éscuché de boca de un hombre que al final de la década de los cincuenta vivió en Santiago de Cuba todo el proceso de la clandestinidad contra Batista. Él cuatro décadas más tarde contaba que en ese tiempo 1956 al 1958 se hacían muchos atentados contra el ejército de Batista; pero que la orientación era buscar como víctimas a los soldados más jóvenes, que aún no tenían las manos manchadas de sangre, para crear el la población y en sus familiares un estado tal de exacerbación que de esa forma fuera aumentando en la población contra batista. También el referido hombre contó que, al final de la guerra todos los verdaderos esbirros de Batista estaban vivos ya que no era de interés de la clandestinidad durante la guerra matarlos porque sinó se acabarían los problemas y no era necesario seguir en la clandestinidad luchando. A una gran parte de esos esbirros directa o indirectamente se les facilitó la huida hacia los Estados Unidos para poder luego tener una justificaión,contra la cual luchar y continuar con la exacerbación de los cubanos en la isla hacia esa gente que se fué.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s