Tres palabras

Archivo

En el recién concluido Segundo Congreso de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), organización gubernamental que agrupa a los jóvenes creadores del mundo del arte, las tres palabras más repetidas fueron Patria, revolución y socialismo. Además, la mayoría de las veces fueron utilizadas unidas, como si la primera no tuviera vida propia sin la presencia de las otras dos, lo cual constituye un absurdo, ya que la Patria existió antes de la revolución y del socialismo, existe ahora y existirá cuando estas dos últimas dejen de existir. La razón es muy simple: la Patria es absolutamente independiente de ellas.

El concepto Patria es eterno e incluye a todos los cubanos sin excepción, piensen como piensen y residan donde residan, y está por encima de la política y de las ideologías, cosa que no ocurre con revolución, que es sólo un fenómeno social transitorio, por lo general violento, y con socialismo, transitorio también, que no es más que uno de los diferentes sistemas sociales conocidos: esclavismo, feudalismo, capitalismo, etcétera.

Esto de utilizar los tres conceptos artificialmente unidos, es una práctica gubernamental de larga data, con el objetivo de confundir a los ciudadanos y venderles gato por liebre. Ya fue denunciada en 1998 por el recordado Obispo de Santiago de Cuba Pedro Meurice, en sus palabras previas a la misa del Papa Juan Pablo II en esa ciudad, pero han transcurrido quince años y la fórmula continúa siendo utilizada por las autoridades.

Es una lástima que los jóvenes creadores, que en todas las épocas han representado las fuerzas renovadoras de las sociedades, acepten esta manipulación y no levanten sus voces en contra de ella. Estoy convencido que no son todos los que la aceptan (ejemplos sobran) pero, quien calla otorga y, desgraciadamente, esto es lo que ha sucedido en este Congreso, al igual que sucedió en el de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), y sucederá en el de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC): palabras y más palabras y más de lo mismo, sin cambios.

Perder la oportunidad de influir en la vida económica, política y social de la Nación, desaprovechando estas escasas oportunidades de hacerse escuchar y, más aún, de plantear exigencias a las autoridades, no deja muy bien parada a la Asociación ni a sus miembros. Cada día se demuestra más que, por acá, los diferentes congresos, organizados y realizados bajo el control del Estado, sólo constituyen pequeños oasis cercados, para que los participantes se crean que pueden respirar un poco más, en medio del gran desierto de la vida nacional.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s