Espacios positivos

Desde hace algún tiempo, se han ido consolidando algunos espacios para el análisis y debate de temas que inciden directamente en la sociedad (Espacio Crítico, Último Jueves de la revista Temas, Dialogar, dialogar en el Pabellón Cuba, los encuentros en las revistas Espacio Laical y Palabra Nueva, el proyecto independiente Estado de SATS y otros). Los hay, desde los más cercanos a las posiciones gubernamentales y los que ocupan posiciones intermedias, hasta los más alejados. Es verdad que aún son pocos y, algunos, para poder realizarse, deben superar bastantes obstáculos, y hasta enfrentar la incomprensión y el temor de muchos y la represión velada o abierta de las autoridades, según la temperatura política del momento.

Por lo general se desarrollan mediante un panel e invitados especializados en el tema a tratar, más la participación de ciudadanos interesados. Después de las exposiciones principales y el debate de las mismas entre los diferentes especialistas, con la ayuda de un moderador, se le da participación al público presente, lográndose un ambiente, por lo regular, constructivo y positivo, en el marco de las diferencias. Algunos, sin participación de público, como Razones Ciudadanas, funcionan mediante un panel de especialistas, donde se analiza y debate un tema en cuestión, con la ayuda de un moderador, el cual después se edita, reproduce y distribuye en formato CD.

Contra estos espacios conspiran dos factores: uno de índole material y uno de índole política. El primero está dado, porque los lugares donde se realizan, por lo regular, son pequeños y no permiten la presencia de gran cantidad de personas siendo, por lo tanto, su influencia real bastante limitada, aunque después se trate de dar a conocer lo analizado y debatido, mediante diferentes soportes (texto escrito, correo electrónico, USB, CD, etcétera). Contra esto último conspiran las limitadas posibilidades económicas. El segundo está dado, en primer lugar, porque los funcionarios gubernamentales que se invitan, independientemente de sus cargos, jamás han hecho acto de presencia en ninguno de los espacios. Debido a ello, todo lo que se analiza y discute, queda en el marco de los criterios de los sin poder real, sin confrontación directa con los poseedores de la autoridad y de los recursos. Esto trae como consecuencia inmediata, que los resultados obtenidos no son de conocimiento de las autoridades correspondientes y, si llegan a serlo, es sólo a través de terceros, muchas veces de forma incompleta o distorsionada, según sus intereses.

Desgraciadamente las autoridades, en lugar de aprovechar estas prácticas de sociedad civil para lograr un buen gobierno, se aferran al falso y fracasado método de elaborar las diferentes políticas en compartimentos cerrados por tanques pensantes, para después de aprobadas arriba, bajarlas (la palabra lo dice todo) a la base, para su análisis y discusión, con el objetivo de darle un viso democrático. Para nadie es un secreto, que en la base el análisis y la discusión son superficiales y formales, y lo propuesto se aprueba rápidamente para salir de ello, más preocupados todos por los problemas inmediatos de la supervivencia diaria.

De todas formas, es saludable mantener, desarrollar y ampliar estos espacios, a pesar de sus limitaciones. Tal vez, cuando se incremente la participación de los ciudadanos, y se gane aún más en seriedad y prestigio, a los representantes gubernamentales no les quede más remedio que, algún día, aceptar, debidamente autorizados por sus superiores, alguna que otra invitación y participar. Ello constituiría una señal de que dialogar es posible.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Espacios positivos

  1. Yahima dijo:

    Si, esperemos que no sea cuando la rana crie pelos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s