Debacle deportiva

Foto Archivo

Finalizó el XIV Campeonato Mundial de Atletismo y la delegación cubana, integrada por veinticuatro atletas, sólo logró obtener una medalla de plata (triple salto masculino) y dos medallas de bronce (lanzamiento de la bala y salto alto femeninos). Las esperanzas cifradas en los restantes miembros de la delegación para obtener medallas, tanto de uno como de otro sexo, fallaron. Según los comentaristas, ha sido la peor actuación de Cuba en estos campeonatos.

Pienso que las autoridades deportivas y el comisionado de la especialidad, al igual que los entrenadores y preparadores, ya estén haciendo los análisis pertinentes y sacando las debidas conclusiones del por qué de los malos resultados. Como no soy especialista, no puedo ni me atrevo a escribir sobre las posibles deficiencias técnicas que influyeron en ellos. Sin embargo, si puedo, como espectador, llegar a una conclusión general: en un país donde todo funciona mal, el deporte no podía ser la excepción.

El deterioro general ha sido una presencia constante en estos últimos cincuenta y cuatro años, y ha incidido en la agricultura, la industria, el transporte, la pesca, la salud, la educación, otros servicios públicos y hasta en el relajamiento de la disciplina social y la pérdida de valores cívicos y morales. ¿Cómo esperar que el deporte escapara de este maleficio?

Conceptos estrechos como no autorizar la participación de los atletas en equipos y eventos con presencia de profesionales, instalaciones deportivas obsoletas y en mal estado, falta del equipamiento necesario, malas condiciones para los entrenamientos, salarios de miseria, preponderancia de los intereses políticos sobre los deportivos, exigencia de ganar a toda costa y otros absurdos y aberraciones, han llevado al deporte al desastroso estado actual. No sucede sólo en el atletismo, sino también en el béisbol, el fútbol, el voleibol, el baloncesto, la natación y en otras disciplinas. Nuestros atletas, los menos libres, los más presionados políticamente y los peor remunerados de todo el mundo, carecen de estímulos reales que aseguren y eleven sus niveles de vida y los de sus familiares, durante los pocos años en que están activos, y peor aún, de un futuro estable y decoroso cuando se retiran. No es suficiente competir (aquí se sustituye el verbo por combatir) con el corazón (que sepamos nadie se lo quita para hacerlo), sino también con el pecho, las piernas, los brazos y todas las restantes partes del cuerpo, bien entrenadas y en óptimas condiciones físicas y síquicas.

Explicaciones sobre la debacle pueden haber muchas, y hasta puede echársele la culpa, una vez más, al imperio y al bloqueo, pero hasta que no se agarre al toro por los cuernos, y no se les de un vuelco total a las arcaicas concepciones existentes, sustituyendo los lentos y temerosos pasos que se están dando por zancadas largas y valientes, ni el deporte ni nada saldrá del atolladero en que se encuentran actualmente. ¡Aquí la solución, como en todos los demás problemas, es más de la razón que del corazón!

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Debacle deportiva

  1. Yahima dijo:

    Sin paños tibios, nada mas que la verdad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s