Los visitantes que prefiero

Foto Rebeca

Si algo siempre me ha molestado, es la mala costumbre que tienen la mayoría de los visitantes políticos, científicos, culturales, deportivos, etcétera, invitados al país por las autoridades, de decirnos a los cubanos lo bien que estamos, lo felices que somos, los magníficos sistemas de salud y de educación que disfrutamos, lo productiva y desarrollada que es nuestra agricultura, nuestros logros en la cultura y el deporte y otras tonterías por el estilo. Esto de venir a bailar en casa del trompo, con desconocimiento absoluto de la realidad del país, repitiendo como loritos amaestrados la propaganda oficialista, los deja bastante mal parados.

De tanto repetirse por unos y otros, parece haberse convertido en una pandemia global, pues el contagio alcanza por igual a latinoamericanos, caribeños, norteamericanos, europeos, asiáticos, árabes y otros más.

A veces pienso que también constituye un comodín diplomático para caer bien al poder, con el objetivo de asegurar nuevas invitaciones y apoyo futuro, por eso de que hoy por ti y mañana por mi.

Si se dieran cuenta de sus meteduras de pata con estas simplonas e irresponsables declaraciones, que inmediatamente son reproducidas y repetidas por los medios oficialistas, como parte de su continua y sistemática propaganda ideológica sobre la población, y de lo mal que caen entre los ciudadanos que sufren el modelo que ellos alaban, tal vez actuarían de otra forma pero, eso sería como pedirle peras al olmo: precisamente por ser y actuar así es que son invitados habituales y se encuentran relacionados en la lista de los amigos, amigos del gobierno y no realmente del pueblo cubano, al cual desconocen.

Prefiero a los visitantes simples que, mochila a la espalda, sudados, desandan nuestra ciudad sucia y en ruinas, se mezclan con los cubanos de a pie y les hacen preguntas, comen pizzas de diez pesos moneda nacional sentados en cualquier contén de cualquier calle, llevan el agua en botellitas plásticas, sabiendo el peligro de beber las del acueducto, y se trasladan en el ineficiente transporte público. ¡Esos si que nos conocen y pueden decir cómo somos y cómo vivimos!

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los visitantes que prefiero

  1. Yahima dijo:

    Si, uno de los tantos males de Cuba. Hasta cuando uno sale de su pais tiene que aguantar que le discutan a uno verdades y mentiras de Cuba, siendo uno cubano y sabiendo de lo que habla. Como cierto ecuatoriano, que supongo que tampoco esta muy cuerdo, pero una vez me arengo y amonesto publicamente porque segun el, Cuba tenia el mejor sistema y el mas democratico sobre la faz de la tierra y yo era una malagradecida, pro-yanqui, etc, etc :-( Por supuesto que a aquel necio no le bastaban razones. El estaba empecinado en su idiotez.
    (Disculpen las tildes, el teclado no esta configurado)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s