Debate de posiciones

Foto Rebeca

Para nadie es un secreto que en nuestra sociedad, y aún dentro del mismo gobierno, se debaten diferentes posiciones, sobre como enfrentar y resolver nuestra crisis económica, política y social. La época de la luna de miel, basada en una supuesta unidad monolítica de todos los componentes de la nación, la cual en definitiva nunca fue real, ha quedado atrás y sólo es un mal recuerdo, desplazado por los vientos renovadores de diferente intensidad y dirección.

En los últimos días, algunos personajes de conocida filiación inmovilista, temerosos de perder sus precarias posiciones y privilegios, aún con los pequeños y lentos cambios introducidos, principalmente en la economía, la han arremetido contra los denominados nuevos ricos, principalmente los cuentapropistas exitosos, predicando desatar una cacería de brujas, algo a lo que siempre hemos sido bastante dados: recordar Pitirre en el alambre, La batalla contra los macetas, etcétera. Los demonios exorcizados ahora son las fiestas de quince, vestirse a la moda, oír música contemporánea, poseer equipos digitales, comer jamón de pierna, tomar CocaCola y preferir los muñequitos de Disney. También se incluyen los textos que algunos propietarios de vehículos dedicados al transporte de pasajeros y cargas colocan en los mismos que, según ellos, no tienen nada que ver con la cultura. Parece mentira, pero es real. Las absurdas propuestas para cambiar la situación no merecen ser repetidas..

A pesar de todo, los tiempos han cambiado y también las personas, aunque tal vez no tanto como hubiéramos deseado pero, si antes la prosperidad se sancionaba de palabra y de hecho, ahora, al menos de palabra no sucede así y, de hecho, está despuntando con fuerza, de ahí la quebradera de lanzas en contra.

A mi no me preocupan los nuevos ricos, siempre y cuando hayan obtenido y obtengan su riqueza con su talento, iniciativa, trabajo y tesón, sino quienes se han hecho ricos despojando a los antiguos ricos de su riqueza, argumentando su necesaria conversión en propiedad de todo el pueblo, lo cual no hicieron, transformándola en propiedad estatal donde algunos, actuando desde ella, obtuvieron y obtienen sus riquezas, posiciones y privilegios, incrementándolos a costa de la miseria de los ciudadanos.

Tampoco nunca he creído en la falsa igualdad, que en realidad sólo ha igualado la pobreza de la mayoría de la población, mientras que una elite privilegiada se ha mantenido y se mantiene encima de la bola, como dice una popular canción, a bastante altura del cubano de a pie.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Debate de posiciones

  1. Joel dijo:

    En realidad la igualdad entre los seres humanos no existe. Nunca ha existido porque ninguna persona es igual a la otra por naturaleza, incluso dentro de un mismo clan familiar todos son diferentes. Estoy plenamente de acuerdo con lo que plantea el autor: No creo tampoco en la falsa igualdad. En lo que si creo es en el derecho a la igualdad de condiciones, que se le debe proporcionar a cada individuo, para lograr y alcanzar metas y objetivos propuestos. Y es responsabilidad de cada quien aprovechar apropiadamente dichas condiciones. Los gobiernos tienen la obligación moral, ya que para eso son elegidos, de fomentar instituciones sólidas e independientes que sean capaces de proporcionar, a toda la sociedad en general, las vías para crear riquezas.
    Me llama poderosamente la atención como éstas personas que levantan la voz para criticar a los “nuevos ricos cubanos” no son capaces, ni tienen la valentía y el coraje de, con esa misma energía, señalar a los responsables directos de toda la destrucción del país y los creadores de las disparejas desigualdades existentes hoy en la isla.

  2. Los Castro, familiares y acólitos son los verdaderos ricos dueños de un pais.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s