Un nuevo fracaso

Foto Peter Deel

El anunciado rescate de la producción azucarera, después de los embates de la Tarea Alvaro Reynoso, que liquidó decenas de centrales, y de los ajustes y reajustes de la “actualización” y la aplicación de los “lineamientos”, parece que no ha logrado los objetivos previstos, habiendo, en algunos casos, involucionado. A pesar de los casi seis meses de zafra, todo indica que no se superará el millón cuatrocientas mil toneladas de azúcar previsto (un tiempo exagerado, cuando históricamente, con menos equipamiento tecnológico y desarrollo, se alcanzaban cuatro y cinco millones de toneladas en menos de noventa días). Al menos, eso es lo que se desprende de lo publicado sobre la zafra en la provincia de Villa Clara. Cifras son cifras: a pesar de las medidas organizativas tomadas, de los recursos asignados, etcétera, se dejaron de producir más de 11 mil toneladas de las previstas (5,400 toneladas más que las dejadas de producir en la zafra anterior, que fueron 5,600). Además, se perdió el 44% del tiempo (un 26,66% se le achaca a las lluvias), la capacidad de molida se comportó a un 56%, un indicador muy bajo, y el rendimiento industrial fue de 10,60.

Las causas enumeradas son muchas: descontrol, falta de coordinación y de previsión, las lluvias, la acción del hombre, en especial de los cuadros que dirigieron el proceso, indisciplinas administrativas y tecnológicas, exceso de materias extrañas, moler caña atrasada y quemada, baja productividad de las combinadas, falta de completamiento a tiempo con los medios necesarios para garantizar el tiro, indisciplina de las brigadas al inicio y terminación de las jornadas, mala calidad de los equipos y piezas entregadas, entrada tardía de centrales en la contienda (hasta 37 días de atraso), etcétera. La lista de desgracias podría continuar y hacerse interminable. Un cuadro parecido se repite en otras provincias.

Me hago dos simples preguntas: ¿No es esto suficiente, repetido año tras año, para acabar de entender que el “modelo” no sirve? ¿A qué hay que esperar para decidirse a desecharlo y sustituirlo por otro que ha demostrado, a pesar de sus imperfecciones, ser mejor, más productivo y mejor?

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un nuevo fracaso

  1. Wilken Fernández dijo:

    El modelo está más que demostrado de que no sirve, de eso no hay dudas. Lo que queda es preguntarse ¿cuándo el pueblo cubano se va a dar cuenta de que los castros sirven … aún menos?

  2. El cardenal. dijo:

    Si el gobierno fuera el encargado de desechar el modelo por otro, estaria con ello dandole fin al socialismo y eso seria un suicidio, cosa que ellos jamas haran. No importa que con ello se hunda la isla, a ellos lo que les queda en este mundo es bien poco y quieren morir con las botas puestas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s