Un bloqueo real

Actualizar, en una de muchas acepciones, significa poner acorde con el tiempo. Se actualiza lo valioso, lo que, por haber demostrado su eficacia, merece mantenerse, aunque insuflándole nuevos bríos o, lo que es parecido, dotándolo de energía renovada. A nadie se le ocurriría actualizar lo obsoleto, cuyas propiedades ya han sido superadas por el desarrollo, pues su actualización costaría mucho más que su sustitución por algo nuevo, mucho más eficiente.

En el caso de la llamada “actualización cubana” se producen algunas incongruencias: en primer lugar, se pretende actualizar algo arcaico, fracasado, que a lo largo de su existencia ha demostrado su inviabilidad práctica y, además, esta actualización se pretende llevarla a cabo “a paso de entierro de rico” y plagada de restricciones absurdas, que reducen su efectividad para oxigenar la agonizante economía nacional, ya que la “encorsetan” aún más, dificultando su respiración. La cruda realidad lo demuestra.

Ninguna de las medidas tomadas hasta ahora, la mayoría simples legalizaciones de lo que durante años se venía haciendo de forma ilegal, han representado mejorías para el ciudadano de a pie y, menos aún, un auge económico. Es más, ni siquiera han traído soluciones estables a muchos de los principales problemas, como el relacionado con la alimentación, que cada día es más precaria y más cara. En realidad “ha sido mucho mayor el ruido que las nueces”, independientemente de las acostumbradas declaraciones triunfalistas, a las que estamos tan acostumbrados.

El hecho radica en que lo necesario no es “actualizar” sino “cambiar”. Lo que no sirve debe sustituirse por algo que sirva o que, al menos, haya demostrado ser mejor. Si no se acaba de abandonar la “engañifa ideológica” y las eternas consignas vacías, nunca se saldrá del atolladero en que nos han metido. Es continuar enredándonos en la insoportable madeja de estos cincuenta y cuatro años, sin presente y sin futuro, viviendo del pasado, aferrados ahora a unos “lineamientos genéricos”, que pretenden decir mucho sin decir realmente nada.

El cambio constituye una necesidad impostergable, tanto en lo económico como en lo político y social. Sin él el camino continuará bloqueado, y éste si es un bloqueo real.

q

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un bloqueo real

  1. george zeter dijo:

    gracias por la informacion; soy de francia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s