Diferencias y pluralismo

Desde hace algún tiempo, nuestros principales dirigentes políticos comenzaron a hablar de la necesidad de aceptar y respetar las diferencias, tanto en la sociedad cubana como en el mundo. Si bien, en lo que se refiere al mundo, al menos en los discursos y comunicados se materializa, y hasta en algunas organizaciones de carácter regional e internacional, en el ámbito nacional no sucede igual, limitándose, hasta ahora, a cuestiones relacionadas con la cultura, la religión, la raza y la sexualidad. El tema de las diferencias en las concepciones políticas parece ser tabú, ya que no forma parte del lenguaje oficial.

Aceptar y respetar algunas diferencias, excluyendo a otras importantes, no es serio ni suficiente: la aceptación y el respeto deben abarcar a todas pero, más aún, es imprescindible crear el marco constitucional y jurídico que asegure su ejecución práctica, so pena de que todo quede en simples palabras que, por lo regular, se las lleva el viento.

El pluralismo, que es una palabra más abarcadora que las diferencias, constituye una asignatura pendiente de las autoridades, a la que hay que prestar especial atención, si se quiere realmente transitar el camino de la reforma económica, aunque se le quiera llamar actualización, ya que constituye su necesario fijador.

Sin cambios constitucionales y jurídicos, que eliminen o modifiquen los diferentes artículos que impiden y reprimen el pluralismo, nuestra sociedad no podrá avanzar y, menos aún, colocarse a tono con lo tiempos. Mantener la hegemonía de un solo partido, organizaciones políticas y sociales organizadas y controladas por él, una Asamblea Nacional que legisla y, ella misma, decide la constitucionalidad o no de lo legislado (juez y parte) y la elección del presidente y de los principales cargos, en base a las propuestas de una denominada comisión de candidaturas, sin participación directa de los electores y otros absurdos, niegan la proclamada aceptación y respeto de las diferencias o, lo que es igual, del pluralismo.

Es verdad que no constituye una tarea fácil, para quienes han detentado el poder absoluto por más de cincuenta años, pero, más temprano que tarde, tendrán que decidirse a tomar al toro por las astas, para el bien de la nación y de todos los cubanos.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Diferencias y pluralismo

  1. Joel. dijo:

    Estimado Fernando como siempre, muy bueno su artículo pero si miramos un poco hacia atrás, en la historia reciente de la revolución cubana y recordamos los discursos y planteamientos que venían desde el poder, nos podremos dar cuenta que gran parte de esas peroratas eran dadas según la conveniencia del gobierno cubano pero sin poner jamás en peligro el poder político que han mantenido por más de medio siglo. Por ejemplo recuerdo muy bien aquel 1986 cuando se comenzó el llamado a un proceso de rectificación de errores y el “invencible comandante” lanzo la famosísima frase: Ahora si vamos a construir el socialismo. Era evidente que ese proceso de rectificación fue una forma de ajustarnos a los tiempos de cambio que se avecinaban en nuestro antiguo aliado, La URSS y su perestroika. Claro que no éramos pocos los que nos preguntamos en aquel momento: Y qué diablos estábamos construyendo entonces? Por supuesto que los cambios fueron cosméticos, prácticamente pasaron inadvertidos y sin tocar la cúpula gobernante. Y estos cambios no se hicieron no por falta de voluntad de nuestros dirigentes sino mas bien porque jamás nadie, absolutamente nadie, imagino que cuatro años después el socialismo europeo se derrumbaría y se llevaría a pique a la extinta Unión Soviética con todos sus satélites. Después comenzó el agonizante periodo especial y con el una serie de medidas que el régimen nunca pensó que pondría en práctica pero sin aflojar la tuerca política. Se despenalizo la tenencia del dólar, se autorizó el trabajo por cuenta propia y mas recientemente se autorizó a la compra-venta de propiedades, etc. Incluso hoy por hoy caminas por las calles de la isla y te das cuenta que ya existen clases sociales y que la corrupción está a la orden del día, así como la falta de valores morales y de toda índole en buena parte de la ciudadanía. Es decir que del socialismo solo queda el nombre y los falsos discursos, esos mismos que hoy llaman, como bien señalas en tu artículo, a aceptar las diferencias y cierto respeto hacia las preferencias sexuales, prácticas religiosas, etc. Pero de un llamado a la transparencia, al dialogo nacional y político con los opositores o con todo aquel que piense diferente para la construcción de una nueva Cuba por el bien de todos, Nada de nada. Las críticas al proceso político deberán hacerse dentro del marco estrictamente “revolucionario” y de los problemas que aquejan al país, jamás se podrá culpar a la máxima dirigencia, los culpables son el bloque (embargo) y algunos corruptos dirigentes de más abajo que no hacen bien su trabajo y esto es porque todo lo que represente una pérdida de poder para el régimen cubano, no será jamás cuestionado, ni analizado. Así que se podrá hablar de pluralismo económico,social, etc pero nada de pluralismo ideológico y político. Ahí mandan “ellos” ,el PCC y fin de la historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s