Si de ahorrar se trata

Foto Peter Deel

Continuamente, las principales autoridades del país exigen la necesidad de ahorrar recursos y utilizar los limitados de que se dispone en cuestiones importantes, que aporten desarrollo y ayuden en la solución de los múltiples problemas existentes y a paliar las carencias. Sin lugar a dudas, es una exigencia justa pero, lo sería aún más, si observaran dentro de sí mismas, y se decidieran a ahorrar en aquéllas actividades gubernamentales, que representan grandes gastos y no aportan riqueza.

Me estoy refiriendo a las elevadas subvenciones de que disfrutan las denominadas organizaciones de masas (CDR, FMC, CTC, ANAP, FEU, FEEM y otras), instituciones que aunque se presentan como ONG, están muy lejos de serlo, pues son organizadas, dirigidas y financiadas fundamentalmente por el Estado, así como los grupos de solidaridad en el exterior y de visita en Cuba, y algunas campañas políticas, como la de los cinco (con adaptación actual de una mansión para sede central en El Vedado), pago de abogados y múltiples viajes por el mundo de sus familiares.

Si se redujeran las infladas plantillas de funcionarios profesionales de estas organizaciones, grupos y campañas se obtendría un sustancial ahorro en salarios, viajes y manutenciones, además de liberarse gran número de transportes, de viviendas y de locales (regularmente los mejores), tanto en municipios como en provincias, ayudando a incrementar el fondo habitacional para la población.

Estas medidas no necesitan de comisiones ni de prolongados estudios y experimentos para su aplicación, ya que la triste realidad es de dominio general. Si en este ahorro también se incluyeran las organizaciones políticas principales y algunos super- ministerios, que disfrutan de patente de corso para poseer vehículos de transporte de todo tipo, edificios, viviendas y locales (muchas veces subutilizados), los resultados serían aún mayores y recibirían el beneplácito de la mayoría de los ciudadanos.

O sea, que si de verdad se quiere ahorrar, hay bastante tela por donde cortar dentro del Estado, sin pretender afectar sólo a los cubanos de a pie, exigiéndole mayores sacrificios.

Anuncios

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Si de ahorrar se trata

  1. ivadevirginia dijo:

    La ley del embudo. A los productivos les toca mantener a los otros. Eso sin hablar que la campaña de 5 afecta la economía de los otros 11 millones privados de la Libertad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s