Una palabra gastada

Foto Archivo

La palabra pueblo es utilizada ampliamente por los políticos, principalmente por los que militan en la izquierda o en el populismo. Frases como: el poder del pueblo, el pueblo decide, el pueblo manda, la opinión del pueblo, el pueblo enardecido, el pueblo condena, el pueblo sabe, el pueblo apoya y otras muchas, se escuchan y se leen con demasiada frecuencia. Para ellos, el pueblo es un todo homogéneo, que presupone sólo a quienes comparten sus concepciones políticas e ideológicas y los generaliza, sin dar cabida a otros que piensan distinto. Sin embargo, la realidad es otra: dentro del pueblo existen concepciones coincidentes y diferentes y, por lo tanto, no constituye un coto cerrado de nadie, sino todo lo contrario, un espacio abierto ilimitado. Lo correcto sería hablar de una u otras partes del pueblo, minoritarias o mayoritarias, pero en definitiva pueblo todas.

Debido a ello, y principalmente a su utilización demagógica, la palabra no es santo de mi devoción. Prefiero la palabra ciudadano, que me resulta más justa y la que, en su contenido, encierra una alta dosis de individualidad y conciencia de los deberes y derechos. Al ciudadano lo veo como alguien bien lejano de la masa (palabra, por suerte, venida a menos desde hace años), capaz de hacer valer su presencia en la sociedad.

Uno de nuestros principales problemas (no el único, por cierto) es el haber aceptado ser enclaustrados en esta concepción genérica de pueblo, y no haber defendido nuestra condición de ciudadanos. El pueblo, al igual que la masa, siempre ha sido manipulable y ha servido de plataforma y de apoyo a políticas erróneas, en detrimento de la nación, lo cual no hubiera sucedido ante una sociedad de ciudadanos, cumplidores de sus deberes, pero exigentes del respeto a sus derechos.

Restablecer este papel de ciudadanos es una tarea ardua y compleja, pero necesaria si queremos realmente superar este vacío moral y cívico en el que nos encontramos, algo imprescindible para los verdaderos cambios económicos, políticos y sociales que exige el país.

Acerca de Fernando Damaso Fernandez

Fernando Dámaso Nací en 1938, en La Habana. Soy Sagitario. Estudié en los Escolapios de la Víbora y me gradué de Perito Mercantil. Trabajé en publicidad (investigador de mercado y productor de comerciales y programas para la televisión); también fui militar. Me interesa la literatura, el cine, los deportes profesionales y la naturaleza. Hace años escribo.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s